Cine bajo las estrellas

Cine bajo las estrellas

Hace calor, es de noche y las estrellas brillan allá arriba. Sobre las calles empedradas una multitud se reúne frente a una pantalla en blanco que en pocos momentos se iluminará con las imágenes de una película. El público se acomoda donde puede, lo importante es no perderse la función, cualquiera que ella sea. Las probabilidades de que el filme les guste son muchas. La magia del cine los atrapa, como siempre ocurre, y se dejan llevar por una historia que los lleva a oriente, bien sea a Hong Kong, a Japón, a Tailandia. Trasportados por las imágenes se dan el lujo de soñar, de refrescar su espíritu, de crecer. Sin saberse cómo, la película se ha terminado. No importa. Saben que esa noche les aguardan otras dos películas, saben que hay más historias que presenciar.

16 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Se acuestan tarde, concientes que mañana les aguarda una programación académica que cubre casi todas las horas diurnas. Tampoco van a perdérsela: quieren oír reflexiones sobre lo que han visto, sobre los que están por ver, sobre lo que no alcanzaron a presenciar. Y de nuevo se agolpan en la Casa de la cultura, ansiosos de escuchar a los realizadores, a los críticos, a los investigadores del cine.

De vez en cuando se cruzan con un rostro familiar: un actor de cine, uno de televisión, un señor que se parece a Víctor Gaviria, otra que confunden con la Ministra de Cultura. Los famosos y no tan famosos se mezclan entre el gentío que asiste a las ponencias. Todos quieren opinar y ser parte de la fiesta de la cinematografía.

Otros, mientras, están preocupados por conseguir alojamiento. Todos los hoteles están copados, todas las haciendas cercanas ya están abarrotadas de familiares, amigos y curiosos. A los últimos en llegar les toca recurrir a alquilar una habitación en una casa que, generosa, les abre las puertas. No faltan los que tuvieron que dormir en el parque, pero no hay problema: hacen parte del evento y eso les basta.

Los días pasan sin tregua y ya es hora de irse. El próximo diciembre volverán .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.