Ilegalidad, un mal que sigue afectando la actividad

Ilegalidad, un mal que sigue afectando la actividad

Según Etesa, sólo el 18 por ciento de los establecimientos que hay actualmente en el país dedicados al juego y al azar falta por legalizarse. (VER CUADRO: GASTO POR PERSONA EN JUEGOS DE SUERTE Y AZAR EN COLOMBIA)

15 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Sin embargo, empresarios del sector consideran todo lo contrario, que el porcentaje es muy superior y que podría estar cercano al 40 por ciento teniendo en cuenta todo el país, ya que en varios municipios hay máquinas de juegos o establecimientos que prestan estos servicios y no han sido autorizados para ello.

Los efectos de la ilegalidad son muy dañinos para los casinos y salones de juego que han venido desmontando el estigma con el que fueron mirados durante muchos años por los vínculos con algunas actividades ilícitas.

Para el jefe nacional de casinos de Winner, Andrés Jiménez, la falta de conocimiento del negocio de las personas que abren salones de juego sin tener algún tipo de experiencia, también ha contribuido al deterioro de la imagen y perjudican a los establecimientos que están haciendo una labor profesional, que pagan impuestos y destinan recursos para la salud.

Pese a que los casinos han ido mejorando su imagen no se puede asegurar que en éstos ya no se lava dinero, pues en algunos establecimientos ilegales hay más facilidad para ello por la falt a de controles para el manejo de los recursos.

En los casinos legalizados hay varias exigencias que hacen los administradores lo que hace poco atractivo para quienes están interesados en lavar dinero, ya que por un lado se debe pagar una retención por cada premio pagado, para lo cual es necesario emitir un certificado que debe ir a nombre de la persona ganadora y no de terceros.

Además en caso de que los apostadores lleguen con dólares debe cambiarlos allí mismo, para lo cual se solicitan documentos como la cédula de ciudadanía o el pasaporte, por lo que queda un registro más.

En caso de que se utilice la tarjeta de crédito también se solicita cédula por cuestiones de seguridad.

Lo cierto es que los negocios que no se profesionalicen van a desaparecer porque los apostadores preferirán los establecimientos legalizados y autorizados que cumplen con el pago de los premios. Justamente, por cuenta de la legalización y la profesionalización de esta actividad se incrementarán la inversiones en este sector, ya que resultará más atractivo para las compañías extranjeras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.