Irak, a las urnas entre las bombas

Irak, a las urnas entre las bombas

Parecen remotos los tiempos en que los partidos políticos iraquíes eran sólo la coartada del régimen de Saddam Hussein para reinar mejor.

15 de diciembre 2005 , 12:00 a.m.

A pesar de la intervención militar anglo-americana; de las bombas; de la recurrente violación de los derechos humanos; de Al Qaeda, que ayer amenazó con una amplia ofensiva terrorista; la inseguridad; la falta de servicios públicos, y de los fangosos juegos políticos de los dirigentes iraquíes controlados por la coalición, en Irak la ambición democrática es un sueño que toma cuerpo... con pies de barro.

No menos de 228 grupos y entidades políticas y étnicas, 7.655 candidatos tratan de abrirse un sitio en la elección, a través de 231 listas, en el caos diario heredado de la caída de Hussein.

275 escaños La inmensa mayoría de estos movimientos intentaron aparecer sobre la escena política nacional desde el año anterior, en la perspectiva de las elecciones parlamentarias que se efectuarán hoy y competirán para obtener un porcentaje de los 275 escaños de una Cámara –que ya no será de transición– actualmente dominada por chiitas y los kurdos.

Desde el Sol de Irak con Taufik Yaliaseri a la cabeza, pasando por Diálogo Nacional Iraquí, los eslóganes callejeros y anuncios en los medios exhiben la misma consigna: defender la igualdad, la democracia y la libertad.

Entre ellos, la chiita Alianza Unida Iraquí (AUI), fundada en 1991, que propugna un Irak laico, libre y tolerante, y cuyo principal líder es Abdelaziz al Hakim. En su seno concurre también el actual primer ministro, Ibrahim al Yafari, cabeza del partido radical Ad-Dawa.

Los dirigentes de la AUI siempre han esperado estas elecciones. Oriundos de Kirkuk, Kerbala, Nasiriya y Mosul, bastiones chiitas, pretenden hacer avanzar el proceso tan lento y problemático que atraviesa su país.

Situación caótica Un panorama que Mohammed, antiguo general del servicio de contraespionaje de Hussein y hoy miembro activo de la AUI, define así: “La situación es caótica. No hay gobierno, ni ley, ni seguridad en Irak”.

El principal rival de la AUI es la coalición chiita formada por Iyad Allawi, que dirigió Irak entre la devolución de soberanía de E.U. y la celebración de las primeras elecciones. Allawi es, según algunos medios, el favorito de Washington para hacerse con las riendas del país.

Bajo su nombre confluye una heterogénea agrupación de figuras de todas las comunidades, incluidos líderes sunitas de renombre como el ex presidente Ghazi al Yawar.

El tercer chiita en la contienda es el controvertido Ahmad Chalabi, líder del partido del Congreso Nacional Iraquí y, actual viceprimer ministro.

Sin embargo, ninguno de los tres cuenta con el apoyo explícito del líder espiritual de los chiitas en Irak, el ayatola Alí al Sistani, que se mantiene al margen del proceso.

Los sunitas, por su parte, compiten agrupados en la coalición Frente de Consenso Iraquí, fundada en octubre pasado y liderada por el Partido Islámico de Irak, principal agrupación sunita del país.

Un día antes de la gran votación, nadie se atrevía a apostar por un vencedor. Gane quien gane, el hecho es que los comicios de hoy son cruciales.

No solo porque con ellos comenzará el fin de la transición –el presidente George W. Bush ha asegurado que el repligue de las tropas estadounidenses arrancará en junio del 2006– sino porque servirán de termómetro para medir el grado de implicación de los propios iraquíes en la democratización.

*Con información de AFP y Efe.

VOTAR ES LA ESPERANZA QUE ME QUEDA Amina está triste. No quiere votar y el proceso electoral le resulta indiferente. Perdió su hogar, sus recuerdos, varios de sus vecinos han muerto y muchos de ellos están heridos.

Se refugió en casa de su hermana. No puede dormir de noche y durante el día llora sin cesar. Amina es madre de Mohaned, un amable joven que trabaja en uno de los hoteles del complejo de Al Hamra, ubicado en la Zona Verde de Bagdad.

Hoy Mohaned también está triste. Hace esfuerzos por mantener el buen ánimo, pero el tema es recurrente: la pérdida de su hogar, la preocupación por su familia y ahora el temor de quedar sin trabajo por culpa de un bombazo.

Carpas blancas A lado y lado del que hoy es su hogar, en un paisaje desolador, se levantan enormes carpas blancas donde se han instalado los sobrevivientes de las bombas que a diario impactan a la capital iraquí.

A pesar de ello, Mohaned (de 23 años) cree que votar puede contribuir a la pacificación del país.

Amina y Mohaned son víctimas del terror. El 18 de noviembre, poco después de las 8:18 a.m. recuerdan que una explosión sacudió su vivienda. Segundos más tarde, otra detonación arrasó con lo poco que quedaba en pie y el céntrico barrio de Jadiriya, donde residían, se sumergió en la desesperación.

Sin un por qué Una camioneta blanca conducida por un kamikaze se había abalanzado contra la pared del perímetro exterior que protegía el complejo de hoteles de Al Hamra, ubicado a pocos metros de la casa de Amina. El segundo vehículo destrozó el cordón posterior de atalayas de cemento. Quinientos kilos de explosivos, habían acabado con sus sueños y los de sus vecinos.

“Somos gente de trabajo. No hacemos mal a nadie y queremos a Irak porque es nuestro país. No entendemos por qué suceden estas cosas. Nosotros somos inocentes”, apunta Amina.

Las imágenes de la destrucción se pasan una y otra vez en su retina. Niños heridos en brazos de sus padres, los rostros de terror de las mujeres y hasta los restos humanos de los suicidas atacantes dispersos en la calle son parte de sus pesadillas. Amina perdió las esperanzas en el país y hoy no acudirá a las urnas.

“Es la peor experiencia que he vivido”, dice Mohaned mientras muestra las fotos en blanco y negro que guarda de ese día.

“En verdad no sabemos muy bien qué haremos, pero tengo que seguir trabajando”, reitera, mientras organiza la entrega de las habitaciones a los huéspedes. Por eso voy a votar, porque la esperanza es lo único que me queda”, afirma.

KAREN MARÓN .

CIFRAS PARA TENER EN CUENTA Las urnas abren a las 7 de la mañana y cerrarán a las 5 p.m locales. Algunos resultados preliminares serán anunciados en las últimas horas de hoy. Los los resultados finales podrían demorar días o semanas.

120.000 observadores de los diferentes grupos políticos están acreditados para comprobar la limpieza de los comicios.

45 escaños de los 275 en juego están reservados para las comunidades más minoritarias, como las distintas corrientes cristianas –que suponen un tres por ciento de los 26 millones de habitantes del país–.

100.000 millones de dólares pedirá la Casa Blanca el próximo año para Irak, en un presupuesto de emergencia.

3.080 civiles iraquíes han perdido la vida desde el inicio de la posguerra 2.150 soldados estadounidenses han muerto en el país árabe .

LAS FIGURAS Abdelaziz al Hakim Alianza Unida Iraquí (AUI) Cuenta con 200 mil miembros. En su seno concurre el actual primer ministro, Ibrahim al Yafari, cabeza del partido radical Ad-Dawa.

Iyad Allawi Ex primer ministro Bajo su nombre, confluye una heterogénea alianza que agrupas figuras de todas las comunidades, incluidos líderes sunita. Es el favorito de Washington.

Ahmad Chalabi Partido del Congreso Nacional Iraquí Chalabi es en la actualidad viceprimer ministro del gobierno. Antes de la Guerra de Irak era favorito de E.U. para el cargo de Premier

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.