Un año muy movido

Un año muy movido

El año que concluye fue interesante, lleno de sorpresas -por fortuna la mayoría positivas. El crecimiento económico será superior al 4,5 por ciento, el mejor de los últimos 9 años. La inflación está bajo control, las tasas de interés siguieron bajando, el desempleo disminuyó (pero sigue perjudicando a más de dos millones de colombianos), la deuda externa cayó en términos absolutos y relativos (como porcentaje del PIB).

14 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Pero no todo ha sido color de rosa. El horizonte fiscal sigue siendo motivo de preocupación porque el Gobierno Central este año también registrará un déficit cercano al 6 por ciento. Y lo peor: poco se ha progresado en la erradicación de la miseria y la pobreza. Sin embargo, las bases están sentadas para que en los próximos años sí se puedan hacer avances significativos en este frente prioritario, porque con una economía dinámica -que se proyecta para los próximos años- será posible crear los puestos de trabajo y hacer la inversión social que demandan los más necesitados.

Lo más destacado del año que expira fue la agitación del mundo empresarial, sobretodo en las grandes compañías del país. Hubo de todo -compras, fusiones, alianzas, privatizaciones, reorganizaciones, reorientaciones estratégicas, ventas, expansiones- en prácticamente todos los sectores económicos. La transacción estrella fue sin lugar a dudas la espectacular compra de Bavaria por parte de SABMiller. Esa operación, por la que la familia Santodomingo y los directivos y ejecutivos de Bavaria merecen especial reconocimiento al haber creado -con ingenio y tenacidad a lo largo de muchos años- una compañía con los más altos estándares de excelencia a nivel global, ha puesto a Colombia en la mira de muchas firmas multinacionales que ven ahora buenas oportunidades de inversión en nuestro país. Oportunidades que seguramente se concretarán en los próximos años, sobretodo si se materializa -como es de esperar- un buen Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

La bonanza de confianza, acertada expresión del presidente Uribe, impulsó la gran valorización bursátil (el Igbc se duplicó este año, y se ha multiplicado por nueve en el último lustro, un récord mundial). Hay temores, bien fundamentados, por la presencia de lo que los expertos llaman ‘exhuberancia irracional’ -un exceso de optimismo que impulsa el precio de las acciones, pero también es verdad que los títulos de la gran mayoría de las empresas que cotizan en bolsa se vendían a comienzos de la década por precios irrisorios. Es posible que se presente un ajuste a la baja en los próximos meses, pero buena parte del terreno recuperado muy probablemente no se perderá.

Las principales frustraciones del 2005 económico fueron la persistencia de la revaluación, la falta de una reforma tributaria estructural y la demora y complicaciones en la firma del TLC. El peso se fortaleció 7 por ciento en los últimos doce meses -perjudicando a los exportadores y a los productores nacionales que tienen que competir contra los bienes importados. Pero todo parece indicar que en el 2006 es factible que nuestra moneda se debilite, cosa que sería muy conveniente al estar ad portas de la entrada en vigencia del acuerdo comercial con E.U. En cuanto a la reforma tributaria estructural, es posible que se tramite en la primera legislatura del segundo mandato de Uribe (que las encuestas indican como lo más probable). Y en relación con el TLC, confiamos en que en pocas semanas se pueda concluir satisfactoriamente para el interés colectivo nacional una negociación que contribuya de manera sostenida al crecimiento de la economía.

Por último, registramos como favorable para el futuro económico colombiano la eventual reelección del presidente Uribe, opción que se convirtió en realidad en el 2005. Porque creemos que el país va por buen camino, y lo mejor que le podría suceder es que el líder que lo conduce acertadamente continúe en el poder otros cuatro años.

“La venta de Bavaria a SABMiller fue el hecho económico más importante del 2005”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.