Republicanos piden muro antiinmigrantes

Republicanos piden muro antiinmigrantes

En abierto desafío al Presidente, los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos se preparan para aprobar esta semana un agresivo proyecto de ley que busca impedir que sigan ingresando inmigrantes ilegales y acorralar a los que ya se encuentran en el país.

14 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

El proyecto contiene las medidas antiinmigrantes más fuertes que se han considerado en décadas y no ofrece ningún paliativo para los ilegales, como sí lo hacía una reciente propuesta de la Casa Blanca y otra versión de la ley que hace curso en el Senado.

Hace diez días George W. Bush presentó un proyecto que endurece las medidas fronterizas, pero que otorgaría visas de trabajo a los ilegales que se encuentran en el país.

La ley que buscan aprobar los republicanos obligaría a los empleadores a confirmar la legalidad de la identificación de sus trabajadores, así se trate de empleos temporales. Además, ordenaría la deportación inmediata de todo ilegal detenido en la frontera y sanciones penales para los indocumentados que sean capturados tratando de ingresar por segunda vez al país.

Nativos sin ciudadanía También incluye un estímulo para las autoridades fronterizas que aprehendan ilegales, pues el gobierno federal les reembolsará los fondos utilizados en capturas y detenciones. Los republicanos, incluso, pretenden añadir en la ley una enmienda que acabaría con el derecho a la ciudadanía inmediata que tiene hoy cualquier persona que nazca en E.U., así sus padres no sean ciudadanos.

Otras medidas consideradas permitirían procesar como “traficante de ilegales” a cualquier padre de familia que sea capturado con una niñera indocumentada en su carro y prevén la construcción de un muro de 1.200 km en la frontera con México.

El tema migratorio, y en especial este proyecto que se promueve en la Cámara, no solo está generando fisuras entre los republicanos sino una polémica nacional.

Pero para el representante a la Cámara por Arizona J.D. Hayworth, “Hay una invasión que debemos detener”. Según este, los ilegales acceden a servicios de salud y educación sin pagar puestos ocasionándole a su estado un sobrecosto de 1.600 millones de dólares anuales. De ser aprobado el proyecto, deberá ser conciliado con otra versión que hace su curso en Senado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.