El sol beneficia a los abuelos

El sol beneficia a los abuelos

(EDICIÓN BOGOTÁ) Llegaron las vacaciones y con ellas también el sol que ya está dando de qué hablar en la población adulta mayor.

14 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

“La histeria acerca de los riesgos del sol ha llevado a que muchos norteamericanos –especialmente mayores– ahora tengan niveles deficientes de vitamina D”, dice el dermatólogo Michael Holick, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

A su juicio, no se trata de promover un bronceado irresponsable, sino considerar que 15 minutos sin protector solar un par de veces por semana es saludable.

Esto, porque la vitamina D –que es fabricada con la exposición al sol– tiene múltiples beneficios. Algunas investigaciones han planteado que protegería contra linfomas, cáncer de próstata, pulmón y de piel.

Los detractores de Holick han contestado que bastan cinco minutos dos veces por semana para conseguir la vitamina D requerida y, por lo tanto, que la gente debe cubrirse, usar protectores y alejarse del sol.

Sentido común El asunto para muchos expertos es más de sentido común. De hecho, los adultos mayores deben tener más cuidado, porque la ingesta de ciertos fármacos facilita las quemaduras solares, ya que hacen a la persona fotosensible (diuréticos, fármacos para la diabetes, antiinflamatorios, ciertos antimicóticos y antidepresivos).

“Es decir, si normalmente molestaba el sol después de 30 minutos de exposición, ahora a los 10 minutos puedes estar rojo entero”, explica la dermatóloga María del Pilar Valdés.

La premisa, por tanto, es no irse a los extremos. “No tirarse al sol como una adolescente fanática, pero tampoco esconderse como un caracol”, afirma la jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico de la U. de Chile, Tirza Saavedra.

En lo que sí hay acuerdo es en que el sol ofrece bondades desde el punto de vista mental y músculo-esquelético. Eleva el ánimo, porque estimula algunas hormonas (por ejemplo, serotonina), que generan estados de felicidad.

Por otra parte, “es fundamental en la síntesis de la vitamina D, que ayuda a prevenir el raquitismo y la osteoporosis en los adultos mayores”, agrega Valdés. Sin embargo, con una dosis pequeña de luz solar sería suficiente para lograr el efecto, ya que muchos alimentos lácteos están fortificados con esta vitamina.

Punto medio Tantas recomendaciones a los adultos mayores tienen su justificación: esa creencia de que “si ya no me dio cáncer en la piel de joven, de viejo ya no me da” es errónea.

“El daño solar es acumulativo. De hecho, antiguamente el cáncer comenzaba a aparecer a los 60 años. Lo que pasa es que hoy la gente toma más sol y se ven casos más precoces, pero eso no quita que a los 70 años deje de ocurrir”, precisa Valdés.

El problema a la piel como consecuencia del sol que más se ve en la tercera edad es la queratosis actínica. “Son lesiones ásperas, sensibles a la palpación (al tocarlas duelen un poco). Son premalignas y aunque fáciles de eliminar, si no se tratan pueden transformarse en un carcinoma espinocelular”, sostiene Saavedra.

Por lo demás, usar bloqueador no solo protege del cáncer; si este, además, de UVB tiene UVA, ayudará a evitar arrugas.

De esta forma, una persona mayor que utilice este tipo de productos en su vida diaria (y no sólo para los esporádicos días de campo) ayuda a que su piel luzca más lozana.

El sol, junto con el tabaco y la polución, son los factores que más envejecen a la gente.

- CONSEJOS PRÁCTICOS Haga una vida normal ; la vida al aire libre hace bien, pero en lo posible evite tomar el sol entre las 11 a.m. y las 4 p.m.

Use sombrero con un ala de 10 cm. de ancho y con trama tupida que no deje pasar la luz.

El protector solar demora en actuar, así que debe aplicarlo 30 minutos antes de salir.

Su efecto no dura más de tres horas.

Cerca de 30 ml (unas 2 cucharadas soperas) debiera ser la aplicación para cuerpo completo de protector solar.

Use siempre lentes fotocromáticos o de sol. No necesitan tener filtros especiales.

El bálsamo de labios es esencial (sobre todo en el labio inferior), porque en esta zona aparecen muchos cánceres.

A través de la ropa también pasan los rayos, evite géneros como el lino, que dejan pasar la luz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.