Las ciberbibliotecas en Colombia

Las ciberbibliotecas en Colombia

(EDICIÓN BOGOTÁ) (EDITORIAL DIARIO) (PÁGINA 1-20)

14 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

El proyecto de Google de digitalizar muchos libros de las bibliotecas de los Estados Unidos, al que se refirió nuestro editorial del domingo, hace conveniente revisar el tema en Colombia, donde se han realizado ciertos esfuerzos innovadores.

En efecto, desde hace varios años, algunas entidades llevan a cabo, en pequeña escala, algo similar. La Luis Ángel Arango tiene unos 400 libros para consulta gratuita en la red, además de unos 1.000 artículos de revistas académicas, entre ellos los de la revista Credencial Historia completa. En la página del Banco de la República están todas las leyes y decretos desde la Constitución de 1991 a hoy. Existe también la Biblioteca Digital Antioqueña, establecida por la Biblioteca Pública Piloto y la Universidad de Antioquia; y algunos empresarios privados, como los de Epígrafe, ofrecen libros electrónicos sin costo. En una decisión excepcional, Villegas Editores ha publicado en la red más de 150 libros con todas sus imágenes.

Ninguna otra editorial importante del mundo, que sepamos, ha dado este audaz paso de permitir que todos lean gratis lo que venden las librerías.

Poner al alcance de los estudiantes parte importante del patrimonio cultural en forma digital mejoraría la calidad de la educación, en un país en el que escuelas y colegios no tienen buenas bibliotecas. La principal barrera son los derechos de autor: los editores comerciales, que deben pagar a sus autores, tienen que cobrar a sus lectores. De lo contrario, el flujo de nuevas obras se acabaría pronto. Ante esto, la opción es crear un núcleo de materiales de acceso libre y gratuito, que les reduzca los costos a los estudiantes y les permita comprar, en la red o en librería, las publicaciones que deban ser pagadas.

La mayoría de lo que publican los profesores colombianos ha sido financiada por las universidades, lo que quiere decir que en muchos casos se ha pagado con impuestos. Los derechos de autor son casi siempre, por ley, de las instituciones mismas. Ellas podrían poner en la red gratuitamente las revistas académicas, las tesis importantes y la mayoría de los libros que publican y no, como hoy, los índices de sus revistas y los catálogos de sus publicaciones. Lo mismo pueden hacer las entidades estatales que contratan investigaciones y libros: secretarías de educación, ministerios, fondos mixtos, organismos investigativos. Por regla general, todo libro que se publique con apoyo de recursos estatales debería ponerse gratuitamente en la red, aunque sea uno o dos años después de su edición original.

Así podríamos tener nuestra ciberbiblioteca local, con materiales colombianos que complementen los de su homóloga global, para hacer la vida fácil a millones de estudiantes colombianos y acelerar la entrada del país al mundo digital.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.