El secuestrado iba en el baúl de su carro

El secuestrado iba en el baúl de su carro

Tres soldados, adscritos al batallón de Policía Militar No. 13 General Tomás Ci-priano de Mosquera, tendrán que responder ante un juez penal por el secuestro de un comerciante, en cercanías de Villavicencio, Meta.

12 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

La Fiscalía llamó a juicio a los soldados Gerssan Alexander Flórez, Álvaro Alejandro Ramírez y Jhonny Armando Trujillo, bajo cargos de secuestro y hurto.

Los hechos ocurrieron el pasado 24 de marzo, cuando el comerciante se trasladaba en su carro en la vía que de Bogotá conduce a Villavicen-cio.

Unos kilómetros antes de llegar a la capital del Meta, el hombre vio que los tres soldados tenían un puesto de control y le hicieron señales para que se detuviera.

El comerciante se detuvo a un lado de la carretera y se bajó para la requisa.

Los soldados le pidieron los papeles y se alejaron unos metros. Hablaban entre ellos y miraban una y otra vez al comerciante.

De un momento a otro, los soldados le quitaron las lla-ves del carro, lo amenazaron con las armas que portaban y lo obligaron a meterse dentro del baúl de su automóvil.

Con el control del vehículo, tomaron la ruta hacia Villavicencio, pero cuando pasaban por una reconocida discoteca, en la vía que conduce hacia Acacías, se estrellaron contra otro vehículo.

La gente que estaba cerca del lugar corrió a prestarle ayuda a los ocupantes de los carros, mientras que otros llamaban las ambulancias y a la Policía.

Ante esto, los tres soldados decidieron escapar. Uno de ellos, Flórez, le robó una motocicleta a uno de los curiosos que se acercó al sitio, pero cuadras más adelante perdió el control y cayó ante la persecución de unos agentes de la Sijín.

Cuando los policías ayudaban a los heridos, escucharon los gritos de auxilio dentro del baúl y encontraron al secuestrado. Los otros dos soldados escaparon, pero después fueron identificados y capturados por las autoridades, en colaboración con el Ejército. La Fiscalía investiga a dónde y a quién iban a entregar al secuestrado. El casó pasó a manos de un juez especializado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.