CARTAGENA: MUEREN MILLONES DE PECES

CARTAGENA: MUEREN MILLONES DE PECES

Otra vez la misma historia: millones de alevinos (peces en crecimiento) han muerto en los cuerpos de agua de la ciudad por falta de oxígeno. Este ha desaparecido por efecto de las aguas negras que se botan a los caños y canales de agua. Luego de la temporada de vacaciones, cuando la ciudad multiplicó su tradicional pobación, todos los excrementos se arrojaron como de costumbre a los caños, que circulan por zonas residenciales de la ciudad.

31 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Al parecer, la mortandad se inició desde el lunes. La cifra de animales muertos ha avanzado en el transcurso de la semana. Según los biólogos, los pequeños peces, que han nacido en mar abierto, buscan en aguas menos saladas condiciones apropiadas para crecer y refugio para defenderse. Es así como entran a los caños, lagunas y ciénagas de la ciudad. Pero aquí los espera una trampa mortal.

Ese sistema que por siglos les brindó protección, ahora está contaminado hasta la podredumbre. Millones de lisas, lebranches, sardinas fueron las especies más afectadas. Y de ellas dependen el sustento de miles de familias de pescadores.

Como consecuencia de la descomposición de los peces, la fetidez es insoportable y la población que vive en inmediaciones de los caños corre el riesgo de contraer enfermedades infecciosas sin que nada se haya hecho para solucionar el problema.

El Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Medio Ambiente (Inderena), informó que el número de peces muertos es imposible de cuantificar.

Son millones y en los próximos días seguramente morirán más , dijo a EL TIEMPO Talia Fernández, química e ingeniera al servicio del Inderena.

La monstruosa tragedia se evidencia con mayor rigor en el Caño de Juan Angola, la Laguna de El Cabrero, la Ciénaga de San Lázaro y la Ciénaga de Bazurto.

Hasta el momento la muerte de peces no ha llegado a la Ciénaga de la Virgen, en donde en 1986 se presentó el mayor desastre de ese tipo en los últimos tiempos.

En ese entonces se dijo que la culpa había sido de un piedrapléen colocado en las entrañas de la Ciénaga, en su parte norte, para dar paso al Anillo Vial Cartagena-Bayunca.

El Inderena señaló que en la actualidad hay superpoblación de alevinos y que la falta de oxígeno en los cuerpos de agua, por la contaminación, seguirá actuando como una cámara de muerte.

Lo más grave es que el problema subsistirá hasta cuando se ejecute el programa global de Saneamiento Ambiental de la ciudad, que consiste en dragar y adecuar caños, lagunas y ciénagas; construir varios puentes, comunicar a la Ciénaga de la Virgen con el Mar Caribe y montar un sistema de tratamiento de aguas servidas.

El Gobierno Municipal, líderes de las comunas y la Empresa de Desarrollo Urbano (Eduarbe), lanzaron un S.O.S al Gobierno Nacional para que se le de prioridad a la situación sanitaria. Vía libre A propósito del programa de Saneamiento Amambiental, el gobierno garantizó todo su concurso para impulsar y buscar financiación internacional al proyecto. La primera dama, Ana Milena de Gaviria, se convirtió en madrina del proyecto.

Sin embargo, los cartageneros reclaman que las promesas se cristalicen cuanto antes, porque este proyecto tiene ya más de medio siglo: En 1937 fue presentado al Congreso por el parlamentario bolivarense Alfonso Romero Aguirre, quien logró que se convirtierá en Ley de la República.

Pero a pesar de ello, sólo hasta el gobierno de Belisario Betancourt Cuartas se iniciaron algunas obras, que hoy están paralizadas por falta de recursos.

El gerente de Edurbe, Rafael Martínez Fernández, comunicó que el sábado se reunieron aquí el Ministro de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano y el director de Planeación Nacional, Armando Montenegro, con el alcalde Nicolás Curi Vergara. Allí, Montenegro reiteró el apoyo de Gaviria, y anunció que presentará oficialmente el programa en febrero ante el Gobierno de España con el objeto de buscarle financiación.

El programa tiene un costo de 38 millones de dólares (22 mil millones de pesos aproximadamente) y sería, en gran parte, solución definitiva de los problemas ambientales de la ciudad.

La situación no da espera porque no sólo aumenta la mortandad de peces, sino las enfermedades hídricas que amenazan especialmente a la población infantil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.