Chile, ¿con presidenta abordo?

Chile, ¿con presidenta abordo?

Este domingo vuelven los ciudadanos chilenos a las urnas enfrentándose a un nuevo escenario político.

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

La consolidación de la democracia chilena está pasando por uno de sus momentos más importantes, pues después de los escándalos de corrupción, Pinochet parece haber salido definitivamente de la escena política, abriendo la posibilidad a unas elecciones sin el peso del pasado y aparentemente cerrando el ciclo de la transición de la dictadura a la democracia, pero manteniendo un saldo en política social.

Aunque este hecho por sí mismo es una gran noticia para los defensores de la democracia, éste es tan sólo uno de los cambios que la política chilena está viviendo, y uno de los más llamativos ha sido el gran éxito de una mujer que hoy aparece liderando las encuestas de intención de voto: Michelle Bachelet la candidata de la Concertación, quien al día de cierre de las campañas (jueves 8 de diciembre) lideraba las encuestas con un 41 por ciento.

Esta mujer, además de ser médico cirujano y pediatra, tiene dentro de su historial político el haber ocupado los cargos de ministra de Salud y ministra de Defensa.

La agrupación política a la que pertenece la candidata, Concertación, es el resultado de la alianza de cuatro partidos de la izquierda chilena: el Demócrata Cristiano, el Radical Social Demócrata, el Socialista de Chile y el partido Por la Democracia.

Es importante tener en cuenta que esta alianza se ha consolidado como una fuerza política muy importante en Chile, pues desde el retorno a la democracia, ha puesto los últimos tres jefes de estado.

Desde su aparición ésta ha tenido como prioridades el retorno a la democracia, el perdón, la tolerancia y la reconciliación, y son estas mismas prioridades las que le han brindado el éxito en el pasado, pero que aparecen ahora como parte de una crisis interna.

El agotamiento del discurso del retorno a la democracia, acelerado con un Pinochet en total decadencia, y las críticas de la Democracia Cristiana (hechas por su presidente Alfonso Zaldívar) por los escándalos de corrupción en el gobierno, han hecho mella en la concertación.

Sin embargo, estas crisis internas aparentemente no han afectado en nada el peso electoral de esta coalición, pues en las encuestas aparece con casi el doble de intención de voto que su inmediato seguidor, Sebastián Piñera, de Renovación Nacional, un partido de centro derecha que ha demostrado ser capaz de convocar al sector empresarial chileno al ser parte del mismo.

LA BALANZA Al otro lado de la balanza, en la derecha, se encuentra Joaquin Lavin candidato de la Unión Demócrata Independiente -UDI-, un conservador reconocido, miembro del Opus Dei, que ya había sido candidato presidencial perdiendo la elección con Lagos y que ahora trata de llegar al poder nuevamente con un discurso que ha llamado la atención por su fuerte contenido social, pero que no ha sido lo suficientemente contundente como para que la intención de voto a su favor sea representativa.

Otro hecho llamativo en estas elecciones, es la consolidación de un acuerdo entre los partidos de derecha con el objetivo específico de hacerle contrapeso a Bachelet en la segunda vuelta, si la hay.

La Alianza por Chile nace de la convergencia de Renovación Nacional y de la Unión Demócrata Independiente y será el grupo político que, en caso de segunda vuelta, divida el electorado a partes iguales pues si la intención de voto (a 8 de diciembre) por Bachelet es de un 41 por ciento, en caso de que se presente una segunda vuelta el 22 por ciento de Piñera y el 19 por ciento de Lavin equipararían la carga.

El tercero en discordia en esta disputa es Tomás Hirsch, cofundador de la Concertación y fuerte crítico de Ricardo Lagos por su supuesto ‘olvido’ de la política social.

Fundador del Partido Humanista, Hirsch es hoy el candidato de Juntos Podemos, una alianza de movimientos de izquierda que incluyen a la Izquierda Cristiana, el Partido Comunista, a los grupos de ecologistas y a las organizaciones de indigenistas y, por supuesto, a su propio partido, el Humanista.

Ahora bien, la unión de la derecha bajo la Alianza por Chile puede hacer que en una posible segunda vuelta, que las encuestas electorales dan por cierta, los votos de Hirsch se orienten en favor de Bachelet permitiéndole tener la mayoría para ser la primera mujer presidente de Chile.

Estas especulaciones electorales tienen el riesgo de ser la suma de intenciones de voto y no de realidades, por lo que aún existe campo para la sorpresa en las elecciones de mañana, sin contar con los niveles de abstencionismo, que aunque no es muy alto -un 13 por ciento de los inscritos en las últimas elecciones legislativas- puede ser otro factor que afecte los resultados.

*Profesor Investigador, Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales. Universidad Externado de Colombia.

- QUIÉN ES BACHELET:.

PERFIL. A Verónica Michelle Bachelet, la candidata de la Coalición de centro izquierda, le gusta repetir que representa todos los pecados capitales en Chile: ser mujer, socialista, estar separada y ser agnóstica. Su intensa vida condensa lo que han sido los últimos 35 años de historia de Chile y explica por qué es la favorita para ganar la Presidencia del próximo domingo: hija de un general que murió en la cárcel durante el gobierno de Pinochet y vivió en el exilio. El camino recorrido no fue fácil para esta médica, de 54 años, que domina seis idiomas y es madre de tres hijos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.