Beatriz, la restauradora de planos

Beatriz, la restauradora de planos

Creció con una fascinación poco común por los mapas y diseños arquitectónicos antiguos. Y si no hubiera sido por esa terca pasión que a Beatriz Sánchez la impulsó durante 15 años a librar una batalla por la restauración de planos antiquísimos de Bogotá que estaban deteriorándose en los sótanos del Departamento Administrativo de Planeación Distrital (Dapd), una parte del archivo urbanístico e histórico de la ciudad habría desaparecido.

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

.

La lucha no fue fácil. Comenzó desde que ingresó a Planeación, en 1977.

Primero como dibujante y luego como demarcadora topográfica. “Me dolía ver como trataban los planos, que son patrimonio urbanístico”, expresa.

Observaba “con mucho escalofrío” como se despedazaban los planos pasándolos por fotocopiadoras y miles de dedos de usuarios que los consultaban en Planeación. Tres mil de esos trajinados documentos están hechos en papel de tela y dibujados a mano. Corresponden a los años 30 y 50 y muestran cómo eran los terrenos donde hoy están sectores como la Candelaria, Cedritos y el 20 de Julio. Por eso, en 1985, ella no dudó un segundo en sacar un préstamo para un curso sobre conservación arquitectónica en Cuzco (Lima). Así complementaba su carrera como delineante de arquitectura y su habilidad para dibujar con plumilla.

Al terminar esos estudios, Beatriz se reintegró a Planeación y volvió a insistir en la restauración de esos planos valiosos. Entonces, ninguno de sus jefes la escuchó.

Saca plata de su bolsillo Beatriz no se desalentó. Y en una actitud inusual de los empleados públicos, sacó plata de su bolsillo para comprar los implementos básicos para la reconstrucción de planos: bisturí, pinceles, cinta especial de restauración y papel japonés que debía importar desde Nueva York y que consiguió a través de amigos. Luego, a escondidas de sus jefes, comenzó a restaurar planos.

La labor era dispendiosa. Era coger esos documentos rotos, casi deshechos y repletos de cintas mal puestas, para limpiarlos con alcohol o acetona.

Luego, debía armar esos ‘rompecabezas’ sin que quedaran mal unidas sus rasgaduras ni alterados los trazados del plano.

Estaba en esa tarea, en el 2001, cuando la sacaron de Planeación por reestructuración y le propusieron indemnizarla con 40 millones de pesos.

No aceptó. Esperaba que la reintegraran. Así sucedió unos días después y pudo dedicarse exclusivamente a la restauración. Durante estos cuatro años ha reconstruido 250 planos. Algunos están tan destrozados que su reconstrucción ha demorado 20 días.

Hoy, a sus 56 años de edad, con 28 trabajados en Planeación y faltándole pocos meses para pensionarse, a Beatriz le queda de ese trabajo encorvado un cuello ortopédico, porque padece de artrosis y fuertes dolores de columna.

Pero ella dice sonriente: “El dolor físico no me importa, porque logré el sueño de que se creara conciencia sobre la conservación de los documentos.

Ahora empezó una etapa de digitalización y, así, gracias a Dios, se podrán proteger mejor”.

‘Me dolía ver como se estaban tratando los planos, que son patrimonio urbanístico’.

.

DIGITALIZACIÓN DE 10.200 PLANOS A partir del segundo semestre del próximo año, se espera que muchos usuarios no tengan que ir hasta el Departamento Administrativo de Planeación Distrital (Dapd) para consultar uno de los 17.000 planos que hay en la planoteca de la entidad.

Los interesados podrán ver las planchas de sus casas o urbanizaciones por Internet, porque Planeación proyecta abrir un enlace especial en su página web con todos los mapas de la ciudad y primeros planos digitalizados.

Para tal efecto, inició el proceso de escaneo y digitalización de mapas, planos topográficos y urbanísticos. Se prevé que en esta primera fase, se digitalizarán 4.000 planos y quedarían listos en marzo del 2006. Este proceso tendrá un costo de 1.190 millones de pesos.

En una segunda fase, que empezará en el primer trimestre del 2006 y durará un año, se digitalizarían otros 6.200 planos. Será un proceso que costará 2.020 millones de pesos.

El propósito de Planeación es que con la digitalización, los planos originales incluido los antiguos se puedan conservar y no estén pasando de mano en mano y por fotocopiadoras que deterioran los documentos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.