Cerros, ‘el peor caso de corrupción’

Cerros, ‘el peor caso de corrupción’

El contralor distrital, Oscar González Arana, calificó ayer la “depredación” de los cerros orientales de Bogotá como el “caso más patético de corrupción” que se haya visto en Colombia porque, entre otras cosas, se ha producido a la vista de siete millones de personas. Y les pidió a los bogotanos que se movilicen en defensa de este vital pulmón de la ciudad.

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Ha sido “un infame ecocidio realizado a la luz pública, y con descarada impunidad”, dijo González en el marco de un acto con motivo del Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, que tuvo lugar en la plazoleta del Concejo de Bogotá.

“La codicia de constructores y propietarios ha logrado doblegar a las autoridades distritales y nacionales(...) arrasando con este patrimonio natural de la ciudad(...) y pisoteando el interés público. Y si no actuamos a tiempo, con autoridad y decisión, las construcciones llegarán hasta la cima de los cerros orientales”.

El funcionario acusó de desidia e incompetencia a las direcciones de varias entidades, a las que citó con nombre propio: el Departamento de Planeación Distrital, la Car, el Dama, el Ministerio del Ambiente y las Curadurías, entre otras.

Anunció que en vista de esta situación, su institución liderará una campaña de movilización de la ciudadanía para la defensa de este patrimonio natural a través de una ‘Brigada de protección de los cerros’ que realizará actividades de sensibilización y denuncia.

Aprovechando la presencia en el acto del Alcalde Mayor, Luis Eduardo Garzón, el Contralor Distrital pidió su apoyo a esta cruzada de forma muy explícita: “Los cerros han sido aserrados por el serrucho de la codicia y la corrupción, y en sus manos, señor Alcalde, está en sus manos la posibilidad de corregirlo(...) y no hay que temerle a la confrontación cuando se trata de defender el interés público”.

Sin embargo, el Alcalde Garzón no solo no recogió el guante, sino que durante su intervención en el citado acto, no mencionó ni una sola vez el tema de los cerros orientales.

¿Dejarlo así, o actuar? La omisión no pasó desapercibida para los periodistas presentes en el lugar, que tras hacer la pregunta de rigor al Alcalde, recibieron la respuesta de que entrar a revisar licencias ya concedidas podría costarle demandas millonarias al Distrito, y que por esta razón, la Alcaldía se inclina por dejar lo que está como está, y concentrase en proteger al máximo los cerros de ahora en adelante, mediante la vía de “no dar nuevas licencias”.

Muy distinta es la posición del Contralor Distrital, para quien además de prohibir cualquier posibilidad de construir en los cerros en el futuro, hay que congelar de inmediato todas las licencias concedidas y entrar a revisar detalladamente las que puedan haber sido concedidas sobre bases ilegales, para revocarlas.

El funcionario precisó que la Contraloría ha encontrado que hay más de 30 licencias de construcción en la zona de reserva forestal de los cerros orientales en las que habría vicios de ilegalidad, y que para su despacho está claro que “las licencias no pueden constituir derechos adquiridos cuando han sido otorgadas sobre bases ilegales”.

La campaña de la Contraloría también incluirá al cerro de La Conejera (Suba), una reserva forestal que “ya ha sido totalmente privatizada” y donde “hoy ni se permite el libre acceso a sus vías”.

EN LA PLAZOLETA DEL CONCEJO VIMOS...

EL DÍA INTERNACIONAL contra la corrupción logró reunir en la misma mesa a Luis Eduardo Garzón y a Enrique Peñalosa.

Y EL ACTUAL ALCALDE hizo una demostración de gran caballerosidad y juego limpio al reconocer ante Peñalosa que se había equivocado cuando hace unos meses hizo una “exagerada” estimación de lo que le costaría a la ciudad reparar las losas de TransMilenio construidas sobre la famosa ‘base de relleno fluido’.

GARZÓN también dijo que un informe de 100 páginas que la Contraloría le entregó ayer sobre irregularidades que atentan contra el patrimonio de los bogotanos, era una respuesta clara a quienes en su momento afirmaron que el Distrito tendría un “Contralor de bolsillo”, reiterando luego su total compromiso con la transparencia, la fiscalización y la lucha anticorrupción.

SIN EMBARGO, al Alcalde no le gustó nada –y así lo manifestó– que EL TIEMPO publicara ayer un resumen con los casos más escandalosos del informe de la Contraloría. Al fin qué: ¿Transparencia si, o transparencia no? CHIFLIDOS Y ABUCHEOS recibió el contralor Oscar González por haberle otorgado solo ‘bandera amarilla’ al IDU por el caso del conector de la 80.

La gente presente en el acto pidió, a gritos, la ‘bandera roja’ para el IDU.

BANDERAS ROJAS, VERDES Y AMARILLAS La Contraloría Distrital continuó ayer su campaña de hacer visibles los buenos y malos comportamientos en la defensa del patrimonio público.

‘Bandera roja’ recibieron “la alta dirección del Departamento Administrativo de Planeación Distrital por su ausencia en la defensa de los cerros de la ciudad, su morosidad en la reglamentación de las UPZ y la permisividad frente a los curadores urbanos”; y el Fondatt y la Secretaría de Tránsito por permitir que miles de millones de pesos en multas a empresas transportadoras y particulares se perdieran por no ser cobrados a tiempo.

‘Bandera verde’, por su transparencia, para “el Despacho del Alcalde Mayor por su respaldo a lucha contra la corrupción” y para la Secretaría de Hacienda, “por haber erradicado la corrupción en su Fondo de Pensiones”.

‘Bandera amarilla’ para la Secretaría de Salud por su deficiente uso de recursos y altos riesgos de corrupción

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.