Plusvalía moderniza la ciudad

Plusvalía moderniza la ciudad

Para Carmenza Saldías, directora de Planeación Distrital, la participación en plusvalías es un instrumento del cual hay que resaltar sus bondades. Sobre el tema la funcionaria aclara algunos puntos a propósito de un recientre artículo de opinión escrito por Rodrigo Castellanos, avaluador y catedrático (si lo quiere leer ingrese a eltiempo.com, sección Vivienda).

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

E n primer lugar, la plusvalía es un incremento en el precio del suelo derivado de la asignación de un uso más rentable o de mayor edificabilidad a un terreno, que es validada por el mercado y se determina a través de avalúos.

En segundo lugar, el cobro de la participación en plusvalía no afecta al consumidor final.

Si en una zona residencial se cambia el uso a comercial, y el mercado valida este cambio, el precio del suelo residencial se incrementa hasta nivelarse con el del suelo comercial. El cobro de la participación se realiza sobre ese incremento del precio del suelo, de manera que no existirán presiones sobre el suelo comercial.

En tercer lugar, el pago de la participación recae sobre el propietario del suelo y no sobre el constructor. Como la participación en plusvalía se cobra en el momento de expedir una licencia de urbanismo o construcción, tal como lo plantean la ley y el Acuerdo 118 del 2003, quien hace el pago es el constructor, pero el propietario del terreno es el que efectivamente lo asume.

Es decir, en el momento en que se negocia la venta de un terreno el constructor descuenta del precio el valor de la participación en plusvalía para después pagarlo a la administración distrital.

Argumentar que es incontrolable el poder del propietario del suelo y que es el constructor, y por esta vía el consumidor, quien paga la participación en plusvalía, es retroceder siglos en la teoría económica ya que esta medieval interpretación fue superada por los economistas desde Adam Smith en 1776 o David Ricardo en 1819.

La ciudad está en un punto de inflexión en la interpretación social sobre la frontera del derecho de propiedad sobre la tierra y su papel en el desarrollo urbano, sobre todo en sociedades como la nuestra fuertemente marcadas por la pobreza y la inequidad.

Es preciso comprender la importancia de los cambios que están operando en la gestión de la ciudad, donde hasta ahora buena parte de la productividad urbana ha sido capturada por los propietarios de tierra y no por constructores con sentido empresarial moderno o por la sociedad en su conjunto.

Apreciado lector, si tiene inquietudes sobre el tema escriba a gabflo@eltiempo.com.co. La sección Vivienda servirá de intermediaria ante los expertos para aclarar las du das.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.