Seguridad con cuerpo y mente sanos

Seguridad con cuerpo y mente sanos

Ser conductor en las calles probablemente no requiera la preparación de un piloto de Fórmula 1, pero exige que la persona tenga una condición física y mental apta para operar una máquina que es un arma potencial, si no se conduce con las debidas precauciones y sin la aptitud corporal adecuada.

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Por ello, a partir del 2 de enero del 2006 entrarán en funcionamiento los Centros de Reconocimiento de Conductores, luego de tres años de investigación por parte del Ministerio de Transporte. Estas entidades se encargarán de expedir un ‘Certificado de Aptitud Física, Mental y de Coordinación Motriz’ que reemplazará al típico certificado médico de otros tiempos.

En estos centros, cuatro profesionales de la salud –un médico, un optómetra, un fonoaudiólogo y un sicólogo– evaluarán en la persona sus capacidades físicas, visuales, auditivas, sicológicas y de coordinación motriz, mediante equipos y pruebas específicamente diseñados para conductores.

Las pruebas miden la coordinación motriz del conductor, así como la percepción de la velocidad, la atención concentrada, el tiempo de reacción, la coordinación bimanual disociativa y el tiempo de reacción al frenado.

A través del Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) se validan la identificación del usuario, la foto y la huella digitalizados, los resultados y el número del certificado asignado (según la resolución 1555 de junio del 2005). Tal proceso se realiza por Internet, desde el mismo centro, en conexión con la base de datos del Runt.

Por ahora, este examen se comenzará a exigir a los conductores de servicio público y a quienes vayan a solicitar la licencia de conducción por primera vez o a refrendarla. El precio estimado del examen, que dura entre 45 minutos y una hora, está entre 50.000 y 60.000 pesos.

Además de reducir los índices de accidentalidad, la medida busca acabar con los certificados médicos falsificados y con la gestión que para obtenerlos venían realizando muchos tramitadores.

Mejor prevenir Cifras del Ministerio de Transporte señalan que las muertes en Colombia no solo son frecuentes debido a actos violentos, sino que se producen por fallas humanas ocurridas en accidentes de tránsito. Además, según los estudios, un 90 por ciento de los accidentes de tránsito se debe a causas humanas.

Carlos Báez, gerente de Keystone Colombia S.A., una empresa especializada en equipos para el examen de aptitud física y mental y que está lista para operar como Centro de Reconocimiento de Conductores explica que “es más peligroso un conductor no apto para conducir que uno en estado de ebriedad”.

Y agrega: “el borrachito es peligroso, pero solo maneja a lo sumo una hora, los viernes por la noche. El conductor no apto maneja en todo momento, durante los siete días de la semana”. Cuando Báez se refiere a un conductor no apto quiere decir una persona con limitaciones para conducir que no tenga las ayudas necesarias para llevar a cabo la tarea. Sin ellas, se convierte en un riesgo para sí misma y para los demás.

Ejemplos de conductores de alto riesgo son un piloto con un alto grado de miopía y que maneje sin gafas, una persona que no reconozca claramente los colores de las luces de los semáforos y que maneje de noche (los colores cambian su tonalidad de noche y se hace más difícil para un daltónico reconocerlos), o una persona sorda que conduzca sin espejos adicionales o que no utilice sus audífonos especiales.

El examen dictaminará si la persona se ajusta a alguna de estas tres categorías, únicamente: apto, no apto y apto con restricciones.

Una persona apta es aquella que no necesita ayudas externas para desempeñarse como conductor; apto con restricciones quiere decir que debe manejar con gafas o con las ayudas adecuadas para compensar alguna discapacidad física; mientras que el no apto no debería conducir, debido a una pérdida severa de la visión o de los reflejos causada por enfermedad, discapacidad o edad avanzada.

Duro de pasar EL TIEMPO realizó las pruebas sicosensométricas en el computador y encontró que requieren cierta destreza.

La prueba completa evalúa la capacidad de los sentidos de la vista, el oído y la capacidad sicomotriz. Se relaciona con la coordinación que se tiene entre la audición y la visión con los miembros superiores e inferiores (brazos y pies).

Lo anterior es la relación entre lo que el individuo decide hacer y la posibilidad de efectuar las acciones con la velocidad y precisión adecuadas en una situación real.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.