No regrese de vacaciones sin plata

No regrese de vacaciones sin plata

En vacaciones, con el ánimo de resarcirnos de once meses de trabajo, solemos ‘tirar la casa por la ventana’. Sin embargo, esta ‘venganza contra la austeridad’ de todo un año puede ser fatal: en enero nos espera un balance bajo mínimos, los costos del regreso al colegio o la universidad de los hijos, el pago de las compras aplazadas, en fin...

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Por eso, los expertos sugieren los siguientes consejos para que sus vacaciones no acaben con su presupuesto.

- Planee sus vacaciones.

Aunque es probable que a última hora encuentre ofertas de vuelos, hoteles o viajes combinados a precios más bajos, confiar total y abiertamente en esta posibilidad es arriesgado. Lo mejor es planear con tiempo suficiente el destino, el medio de transporte, el tipo de alojamiento y las rutas o actividades que desea desarrollar en sus vacaciones. Así evitará sorpresas, precios abusivos y no estará obligado a aceptarlos. Lo mejor es optar por varias posibilidades y decidirse, sin las presiones de las prisas, por la que más le interese.

- Elabore un presupuesto .

Es el mejor punto de partida para evitar la ‘bancarrota’ de enero. Sirve para establecer lo que gastará en sus vacaciones y ajustarlo al dinero disponible. Planifique los gastos que prevé (transporte, alojamiento, comida, ocio, compras, etc.) y los costos conocidos o previsibles.

- Aproveche las ofertas.

Infórmese acerca de las ofertas y precios reducidos que brindan los hoteles y transportes: ofertas por niños, tarifa joven, descuentos de fin de semana, etc. En el mercado podrá encontrar diferentes precios que le supondrán un ahorro considerable.

- Que no le cobren servicios.

Es el caso de los hoteles y/o restaurantes. Por eso, es importante determinar con anterioridad qué servicios están incluidos y cuáles quedan fuera del precio establecido y deben ser pagados por separado.

Recuerde que es frecuente que en los hoteles contratados no se incluya el precio de las bebidas.

Lo mejor es pactar por anticipado con la agencia un extra para que queden incluidos.

- Controle los gastos banales.

En vacaciones nos permitimos gastos que no realizamos en otro periodo del año. Se incrementan las comidas fuera de casa, las salidas a sitios de diversión nocturnos, las compras de ropa o de artículos ‘veraniegos’. Procure que estos gastos extras no sobrepasen sus previsiones y le dejen los ‘bolsillos vacíos’.

- No baje la guardia.

El viejo tópico del ‘turista incauto’ es más frecuente de lo que pensamos. Le recomendamos que antes de comprar, se informe bien, estudie el precio y exija que, en cuanto a publicidad de los precios, facturas legales y calidad, se respeten los derechos que, como consumidor, tiene reconocidos.

Procure que no le cobren precios exagerados y que así no le metan ‘gato por liebre’. .

- Guarde todas la facturas.

Las tarifas y los documentos de reservas, los billetes o títulos de transporte, los folletos de las agencias y otros anuncios.

Todo esto le será imprescindible para futuras reclamaciones y para recuperar, en su caso, el dinero que haya abonado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.