Londres: adiós a los clásicos buses urbanos de 2 pisos

Londres: adiós a los clásicos buses urbanos de 2 pisos

(EDICIÓN BOGOTÁ) Los Routemaster, los famosos buses rojos de dos pisos y sin puertas que han estado indisolublemente asociados a las calles de Londres, hicieron ayer su último viaje tras más de medio siglo de servicio.

10 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Esos vehículos, tan emblemáticos de la capital británica como las cabinas de teléfono del mismo color, los espaciosos y cómodos taxis negros o el Big Ben, no desaparecerán, sin embargo, por completo de las calles londinenses.

El motivo esgrimido por el organismo regulador de los transportes públicos para retirarlos de las calles es que esos buses no están preparados, como los de modelos posteriores (articulados) para las sillas de ruedas de los minusválidos o los coches de bebés.

Para consuelo de futuros visitantes, algunos de los Routemasters han sido asignados a dos rutas históricas, que pasan por las cercanías de las mayores atracciones turísticas de la capital británica.

Una de las líneas va desde la plaza de Trafalgar hasta la Torre de Londres y recorrerá la también famosa Fleet Street, antigua calle de la prensa.

Otra de las líneas parte del edificio circular del Royal Albert Hall, uno de los mayores auditorios del mundo, y pasa junto a los célebres almacenes Harrod's y la estatuilla de Eros en la plaza de Picadilly.

Usos diversos Parte del resto de los autobuses, unos 350 han sido vendidos ya a particulares y, debidamente acondicionados, y se utilizarán para los fines más diversos: desde bares hasta refugio para los ‘sin techo’.

Cerca de 40 de esos vehículos, convenientemente restaurados por una empresa del condado de Essex, la Ensign Bus Company, pueden adquirirse todavía por precios que oscilan entre 17.500 y 51.000 euros ( entre 46 y 130 millones de pesos).

El Routemaster, diseñado específicamente para Londres, apareció a mediados de los años 50 para reemplazar a los viejos trolebuses eléctricos. Sus fanáticos dicen que su carrocería de aluminio, liviana pero duradera, su bajo consumo de combustible y sus repuestos fácilmente reparables hacen del vehículo un clásico del diseño británico.

Su muerte ha dado lugar a un réquiem orquestal, libros y homenajes fotográficos.

Muchos van a echar de menos en cualquier caso esos buses, comenzando por los conductores y cobradores, algunos de los cuales perderán su trabajo ya que los vehículos de dos puertas que los sustituyen sólo llevan al conductor.

Buena parte de esos empleados son inmigrantes, y tendrán que buscarse otros empleos. Así, uno de ellos, músico en sus ratos libres, dijo que regresará a su país para tentar su suerte con la guitarra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.