Vallenatón: ¿traición o experimento exitoso?

Vallenatón: ¿traición o experimento exitoso?

(EDICIÓN BOGOTÁ) Ómar Geles, exitoso acordeonero y productor, está jugando al alquimista con dos géneros. Aunque mantiene su corazón en el vallenato, ha puesto un pie en la cancha del reguetón. No faltarán los seguidores de su carrera que pensarán que, como Frankentein, ha creado un monstruo. Pero es posible que los reguetoneros lo bailen.

06 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Álex Manga, el vocalista vallenato de siempre, está ausente en el disco. No quiere decir que Geles lo haya cambiando por dos jóvenes cantantes y un rapero. Simplemente, disfruta de una especie de doble personalidad: el productor se debate entre dos agrupaciones: La Gente de Omar Geles (antes, Los Diablitos) y El Vallenatón de Ómar Geles. Las dos lo comparten a él como acordeonero estrella.

Chao, amor es la canción que se escucha en radio. Lleva 18 días al aire y es muestra de la fiebre de fusión del ‘ex’ Diablito. “Mi intención no es hacer reguetón –afirma– sino fusionarlo. Le tengo respeto al ritmo, aunque no me gustan sus letras. Y pensé, si el ritmo es chévere, voy a ponerle letras mías, a ver qué pasa”.

Y sí. En sus canciones, aunque hay algunas con insinuaciones pasionales del estilo del reguetón, no se encuentra ese tratamiento brusco hacia las mujeres (común en el género puertorriqueño). Incluso hay una que es toda una declaración de respeto. “En esta fusión –dice Geles–, el vallenato pone el sentimiento y el romanticismo y el reguetón da la percusión y la alegría”.

El acordeonero fue a poner a prueba su ‘vallenatón’ en Estados Unidos.

Celebra que hizo sonar su canción en emisoras donde antes no le abrían las puertas, por ser vallenato. “Llevábamos ocho años de estar viajando a Miami y Atlanta y nada. Ahora los dejé escuchando Chao amor y el video se ha empezado a rotar”.

Geles no ignora que será criticado hasta por sus mismos colegas y seguidores. “Temo que hay una revuelta. Ya me han criticado públicamente”. Y en estos días de promociones y charlas con la prensa, ha estado respondiendo como un acusado en el banquillo: Ómar, ¿Ha traicionado usted el vallenato? ¡Nunca! ¡Nunca habrá ningún género de música que me haga traicionar mi vallenato o sacármelo del alma. Me gusta arriesgarme y me atreví a ponerle música romántica al reguetón. Está pegado y pensé que era una forma de internacionalizar mi nombre.

VEA LA AMPLIACIÓN DE ESTA ENTREVISTA EN 'VALLENATO SOCIAL CLUB', BLOG DE ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.