LA BELLEZA NACE Y SE HACE

LA BELLEZA NACE Y SE HACE

Las 26 jóvenes desfilan como consagradas modelos, asisten a los ensayos con la dedicación de alumnas aplicadas y se presentan en público, bellas e impecables. Pero, cuando no están a la vista de curiosos, hinchas y jueces, en la intimidad de sus habitaciones, recurren a trucos, menjurjes y recetas de las abuelas para conservarse sanas y frescas.

05 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

El ajetreo del reinado es tal, que aunque sólo llevan cuatro días en Cartagena, ya empieza a notárseles la fatiga.

Entre rulos, plumas, encajes, bases y lacas, aprovechan al máximo los escasos momentos de descanso para no perder su lozanía y vitalidad.

El programa establecido ha respetado rigurosamente suficientes horas de sueño para que no pierdan la cabeza, pero el nerviosismo provocado por la competencia, los cambios de clima y alimentación, las incomodidades de los ajustados atuendos, los embadurnes y los altísimos tacones, las dejan rendidas y estresadas.

Pero, como no todo es rigor, cuando logran un instante de respiro se encierran en sus cuartos y entre masajes, quejidos, pañitos de agua tibia y mimos maternos, se recuperan para volver a salir sonrientes, como si no hubiera pasado nada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.