‘Patch Adams’ de los buses caleños

‘Patch Adams’ de los buses caleños

(EDICIÓN BOGOTÁ) En el paradero de buses de la calle Quinta, la principal vía arteria de Cali, la gente se queda mirando a los dos nuevos pasajeros. Tienen grandes corbatines, ropas anchas, los rostros pintados de blanco, una gigantesca nariz y el cabello desordenado.

05 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Con una amplia sonrisa suben al bus que maneja Arbey Velandia, quien antes de detener el vehículo piensa que son vendedores ambulantes como decenas que lleva durante sus recorridos diarios.

Julio César Ceballos dice ser ‘Civicoco’, mientras de su bolsillo saca un billete con el logo de la Alcaldía y después de guiñar el ojo al conductor sigue por entre los asientos para que hacer su demostración.

Aunque la cabeza llena de rizos alborotados de este caleño llama la atención, casi todas las miradas coinciden en él cuando se oye un estallido de risas. En una de sus manos tiene un recipiente vacío que acerca a cada persona para ‘arrancarle’ una sonrisa. “Esta es la pócima contra todas las angustias”, dice.

Mientras tanto, Geswin Gómez, que en ese momento es ‘Santiaguín’, con su nariz roja y su overol gigante está ocupado con otras personas diciéndoles que ellos son médicos, pero del alma y les pregunta de sus andanzas y amores. Se ríe cuando finalmente consigue que algunos de los pasajeros rían con él.

Estos ‘Patch Adams’ (por la película en la que Robin Williams interpreta a un médico que usa una nariz roja y utiliza el humor para ayudar a sanar a sus pacientes), que prefieren que les digan clown (payaso), son estudiantes de teatro del Instituto Popular de Cultura. Pero no son los únicos que se tomaron las rutas de buses.

En total son ocho que han seguido la iniciativa de la Fundación Doctora Clown, de curar con humor las dolencias físicas y que hoy hacen parte de una campaña de cultura ciudadana que lanzó la Alcaldía de Cali.

Por eso los nombres de ‘Civicoco’ ( genio que busca la fórmula para recuperar el civismo que caracterizaba la ciudad) y ‘Santiaguín’ (por Santiago de Cali), personajes que suben a los buses todos los días. Salen por las tardes a la Quinta o a calles del suroriente de Cali, a la es-pera de sus objetivos sobre ruedas que, según ambos clown, son el sitio propicio para que sean laboratorios de paz. En otro bus que también va al sur, la gente se queda boquiabierta mirando a otro de estos personajes. ‘Glotónico’.

‘Santiaguín’, de 21 años, estudiante de comunicación social y teatro, se involucró en esta iniciativa hace dos años. “A veces los pasajeros están tan metidos en sus pensamientos que se olvidan de reír. Lo que hacemos es fomentar una serie de valores, de decirles que sería bueno volver al pasado cuando Cali se distinguía por las filas ordenadas en los paraderos, cuando se recogían las basuras y no se dejan abandonadas. La Alcaldía tiene bien claro que hay que fomentar estos ideales”.

Ellos comenzaron esta labor a mediados de noviembre pasado al tiempo con otro programa de cultura ciudadana, en las que estos ‘Patch Adams’ también participan bajo el nombre de Caravanas culturales.

En un bus manejado por Arbey Velandia, vuelven a escucharse risotadas. Luego de un corto trayecto ‘Civicoco’ y ‘Santiaguín’, los dos pasajeros de narices rojas, atavíos que les quedan grandes y cabello alborotado, se bajan con la sonrisa a la espera de repetir el acto en otro automotor por la tradicional calle Quinta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.