‘Seguridad es que ricos vayan a fincas’

‘Seguridad es que ricos vayan a fincas’

(EDICIÓN BOGOTÁ) A sus 92 años, el ex presidente Alfonso López Michelsen volvió a la plaza pública la noche del sábado, con la casta de los gallos de pelea: cortante y rápido, pues de entrada atacó la principal defensa del presidente Álvaro Uribe: la política de seguridad democrática.

05 de diciembre 2005 , 12:00 a.m.

“Llaman seguridad democrática a que los ricos puedan ir a sus fincas, merced a la circulación de los automóviles, felicito al Gobierno por esa ejecutoria, pero el problema es más hondo y serio”, dijo López.

Fácilmente arrancó aplausos entre las más de dos mil personas que el sábado a las 6 de la tarde volvieron a jugársela por él en esta ciudad, la que eligió para regresar a la arena pública: “Vamos a demostrar que Santander es la cuna de los entierros de los jefes que se creen insustituibles”.

“¡Viva el ‘pollo’ López!” le respondía la multitud: “El gran problema es ofrecerle algún futuro a quienes oscilan alrededor de los 20 años; que no sea la reinserción, ni el perdón, ni el olvido, sino que haya una Colombia amable, en la que se pueda confiar…” Detrás de él, con una expresión de alegría estaban el senador Hugo Serrano Gómez, promotor de este acto político; el representante Jaime Durán Barrera, y el precandidato a la presidencia Horacio Serpa Uribe.

Y en medio de los vítores, el ex presidente –que vino vestido de saco y corbata, y acompañado de su esposa, ‘La niña Ceci’–, cambió de tema y se fue contra la cabeza de la política social de Uribe.

“No es posible que en una sociedad, después de haber alcanzado títulos universitarios, los médicos manejan automóviles, los abogados pinten casas y se niega el total progreso de la juventud”, dijo el ex mandatario cuando llevaba 10 minutos de un emotivo discurso, en una noche cálida en Bucaramanga.

“Dejemos atrás esta República estancada, que no ofrece nada y abramos el porvenir con el Partido que creó las prestaciones sociales, redimió a los esclavos, le dio posición a la mujer y proclamó la igualdad de raza”, agregó.

Y a los 17 minutos, López, que la semana pasada protagonizó un cruce de pullas con el ex presidente Ernesto Samper luego de que él propuso volver a la plaza pública, remató con un picotazo explosivo: “Nada de avergonzarnos ridiculizando el ‘trapo rojo’, que significa un paso adelante hacia la civilización, esa es la bandera en la que se deben envolver no solo los liberales sino todos los colombianos que quieran a su patria”.

López terminó su intervención ovacionado por el pueblo liberal que volvió a vivir la emoción de la plaza pública.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.