Sexo en el periódico

Sexo en el periódico

Con la religión y la política, el sexo es uno de los temas más sensibles entre los lectores. Las quejas, frecuentes, por lo general señalan que este tipo de contenido no se compadece con el prestigio, seriedad y tradición de un periódico como EL TIEMPO. Las protestas son de diversa índole y abarcan distintos puntos de la información del diario. Por ejemplo, Alberto López Domínguez considera “una vergüenza que en la primera página se haga exaltación de una colombiana que participa en el concurso de un canal porno”. En este caso, la Defensora considera que la fotografía, publicada en la parte inferior, no es ofensiva ni hace apología del concurso y un ‘toque picante’ es válido en un periódico de información general.

04 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Según los estudios de EL TIEMPO, las tres cuartas partes de sus lectores (74 por ciento) son mayores de 25 años. Del 26 por ciento menor, solo el 9 por ciento está entre 12 y 17 años. Esto significa que el periódico se dirige a un grueso de público conformado por personas mayores de edad.

No obstante, que sea para mayores no significa que sea “solo para adultos”.

Y ese es el motivo de la protesta de Jairo Iván Loaiza Camargo, quien reclama por el nuevo estilo de Carrusel, “que pasó de ser una agradable publicación con sabor ameno y familiar a una revista de tipo morboso y sensacionalista, que bajo la supuesta excusa de ser ‘para mayores’, se cree con el derecho de ingresar a nuestros hogares, sin respeto por las buenas costumbres morales”. Quejas como esta, llegan semanalmente al escritorio de la Defensora, especialmente de suscriptores y padres de familia que coinciden con Loaiza en señalar que “EL TIEMPO está en su derecho de emitir publicaciones para adultos, pero debe manejarlas separadamente del diario”.

Loaiza cuestiona también que los clasificados para adultos se publiquen con apoyo de imágenes alusivas a los servicios ofrecidos, que desdicen de la imagen de seriedad y prestigio de EL TIEMPO y que “lo acercan al pobre modelo publicitario de las publicaciones de corte amarillista”.

Tanto el nuevo contenido de Carrusel como la publicación de clasificados para adultos han sido tema de los anteriores Defensores y seguramente ameritarán otras columnas de la actual Defensora. Pero algo se ha logrado.

Los avisos clasificados para adultos se retiraron de la revista Motor, que tiene gran afinidad entre los jóvenes. En los del periódico –que varias veces se han suprimido– se eliminaron algunos términos referentes a la prostitución infantil. No obstante, esta Defensora cuestiona que el periódico publique avisos sobre el comercio sexual. No basta que estén ubicados en una sección aparte e identificados ‘para adultos’. Son los únicos clasificados que cuentan con fotos que, además de explícitas y de mal gusto, atraen fácilmente la atención de los menores.

En cuanto al actual contenido de Carrusel, la Defensora coincide con las protestas. Aunque ha moderado el tono, sigue siendo muy superficial en su contenido y atrevida en su lenguaje. Y no es que los lectores sean pacatos.

Carrusel siempre ha incluido estos temas y en las páginas del periódico también se publican. Pero una cosa es informar y otra distinta es publicar artículos que más parecen manuales de prácticas sexuales, sin ninguna profundidad ni enfoque didáctico o científico. La directora se justificaba ante la anterior Defensora diciendo que es una publicación para “mayores de 30” –lo cual no está aclarado–, pero como dice el lector Juan Fernando Valbuena: “aunque digan que es para mayores, no significa que sea del gusto de todos los mayores”. Y la Defensora pregunta: ¿títulos como ‘Masturbación: choque esos cinco’ o ‘Ser virgen: ¿encanto o encarte?’ despertarán mayor curiosidad en los adultos o en los adolescentes? La Defensora considera que es hora de que los directivos, editores y reporteros de EL TIEMPO presten mayor atención a esta inconformidad manifiesta de personas que no se consideran puritanas y que sí abogan por el carácter familiar del periódico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.