Historias de infancias rotas

Historias de infancias rotas

Este libro lo tenía en la cabeza desde hace rato; desde que, por cuenta de su trabajo como corresponsal en Colombia del diario El País, de España, viene recorriendo las zonas de violencia y ha visto lo que para ella es el peor horror de esta guerra: la presencia de niños en el conflicto.

03 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Pilar Lozano, periodista bogotana, ha realizado su profesión en dos direcciones: una la de reportera y otra la de escritora de libros para niños (de ficción y no ficción).

¿Cómo logra salirse de un tema tan real y cruel como el de la guerra para meterse en historias fantásticas de príncipes y hadas? Ella responde: “Es una esquizofrenia”.

Pero tiene claro que los niños son su principal interés y por ello se propuso hacer este libro: La guerra no es un juego de niños, que presenta “historias de una infancia quebrada por el conflicto”.

Son seis relatos reales de niños que han vivido la violencia tan de cerca, que de su boca salen frases como “Mi cuerpo es como una cobija de pobre: llena de remiendos”, dicho por Mayra, una niña que a los 9 años perdió la pierna izquierda por cuenta de la explosión de una bomba en Florencia, Caquetá.

Sumada a esta historia, está la de un niño raspachín, la de uno víctima del desplazamiento y otro del secuestro, la de un niño guerrillero.

Pilar Lozano logra en este libro que los niños hablen de su realidad con sinceridad. No fue fácil, dice la autora. Aunque reconoce tener una buena comunicación con los niños, ellos tienen muy guardadas esas historias que tanto les duelen. Después de ganar su confianza, hablan con la espontaneidad que los caracteriza y que por cuenta de la guerra también han comenzado a perder.

“Fue una carga emocional muy fuerte. El año pasado lloré todos los días”, dice Pilar cuando recuerda el tiempo en que escribió el libro. Su objetivo no sólo es contar las historias, sino hacer algo por ellos. También poner a reflexionar sobre esta realidad que afrontan a diario los niños inmersos en el conflicto. “Niños que han crecido viendo matar o matando –agrega Pilar–; mientras la gente sigue su vida tranquilamente, como si esto no sucediera”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.