FORO DEL LECTOR

03 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

No es solamente el robo de vehículos Señor Director: Respecto al editorial ‘Una mafia terrible’ (02-12-05) sobre el robo de carros, siempre me he preguntado: si los ciudadanos conocen esos sitios semiclandestinos donde se consiguen motores de carros y espejos, ¿por qué a la Policía le cuesta tanto trabajo dar con esos sitios para desarticular esas bandas? Fui víctima de un atraco donde perdí un vehículo y casi pierdo mi ojo izquierdo. Desde entonces, estoy convencido de la complicidad de algunos policías y otras autoridades en este delito. La Policía ha sido permisiva con el negocio de los repuestos usados. Ojalá la prensa ponga el dedo en la llaga y las autoridades tomen cartas en el asunto.

Juan Medina R.

* * * * Señor Director: No es solo el robo de carros. Es el robo a residencias, sea por atraco o mediante los mil trucos conocidos, donde no falta la muchacha de servicio incauta o cómplice. También los atracos callejeros, los hurtos en los cajeros, los paseos millonarios. La seguridad en Bogotá va de mal en peor.

Tanto que la prensa, incluido su periódico, hace bien en prevenir a los ciudadanos, pero la Policía tiene que redoblar sus esfuerzos, más ahora cuando viene la fecha en que la gente recibe unos centavos más. Y los ciudadanos debemos tener valor civil y solidaridad.

Mercedes M. Muñoz.

Asunto: todo pasa y nada pasa Señor Director: Sobre su editorial ‘Inaplazable ultimátum’ (30-11-05), los transportadores hacen lo que les viene en gana porque los políticos les deben favores o porque tienen autoridades compradas, o porque nunca les pasa nada.

¿Se acuerdan del paro del 2001 y de las amenazas proferidas por las supuestas autoridades? “Vamos a multarlos”. “No nos vamos a dejar de unos pocos”. “Si nos toca, vamos a quitarles la personería jurídica”... Y otro sinnúmero de amenazas que sólo fueron eso: amenazas. Nunca hacen nada efectivo y ni siquiera tienen la dignidad de renunciar para no seguir siendo rey de burlas. Ahora, el próximo 15 de diciembre pasará otra vez lo mismo y, lógicamente, no pasará nada.

Edwin B. Rivera G.

Bogotá .

Inquietudes sobre el secuestro masivo Señor Director: El secuestro masivo, tema del editorial ‘Un hecho aislado’ (01-12-05), es inquietante, pues las ocho personas en manos de las Farc deben mover a la comunidad a un rechazo general de tal acto de barbarie.

No es cuestionando la labor de la fuerza pública como vamos a reprobar la criminalidad de estos terroristas. La única “política” definida que tienen los guerrilleros de las Farc es atentar contra la población civil, como en este caso, ignorando los postulados del derecho internacional humanitario.

Magdalena Beltrán * * * * Señor Director: Su editorial nos despierta a la nueva realidad de la violencia en Colombia.

Cuando uno piensa en la encarnizada y larga guerra de los Vietcong contra las tropas de E.U. o el corto pero desgastador ritmo de guerra de la insurgencia de Irak, no es difícil concluir que la guerra de las Farc contra las instituciones colombianas no puede seguirse enfrentando como si fuera meramente una guerra contra el crimen. Así fue calificada la insurgencia iraquí en su principio: una cuadrilla de malhechores. Detrás de esa percepción errada, la insurgencia creció. Al calificar a las Farc como simples criminales no se van a caer de vergüenza ni sus acciones van a terminar. Hay lucro en el tráfico de narcóticos pero no en volar una torre eléctrica. Si definimos mal al enemigo, desenfocamos su derrota.

José María Rodríguez González Washington * * * * Señor Director: Ante el revés del secuestro masivo, tenemos que estar con nuestras Fuerzas Militares, que no deben ser tan triunfalistas pero tienen que sentir que la mayoría de colombianos estamos con ellas. Y el Presidente, sin dejar de exigirles, debe guardar los reclamos solo para los campamentos. De los regaños en público se alegra el enemigo.

Luis Alberto Velandia .

La autorregulación es lo ideal Señor Director: La norma de la Corte Constitucional motivada en la Ley de Garantías Electorales es bien intencionada, pues persigue la igualdad en el manejo de la información sobre los candidatos y es obligación del Consejo Nacional Electoral hacerla cumplir. Pero es tan milimétrica que con justicia ‘da papaya’ para que los medios de comunicación se le vayan lanza en ristre.

La libertad de expresión está amenazada por un sinfín de presiones ajenas al periodismo. La autorregulación es lo ideal, pero se convierte en utopía cuando en este súbito hipermercado global prima lo económico y solo sobreviven los más fuertes.

Yolanda Soler * * * * Señor Director: La medición y control de cubrimiento de la campaña presidencial es calificada de “imposible” e “impracticable”. El editorial parece estar presentando una verdad científica. ¿De parte de quién es “imposible” e “impracticable”? ¿De los medios o del organismo de control? En Francia, el Consejo Superior del Audiovisual mide al detalle el tiempo dedicado en los medios a los diferentes candidatos durante los períodos de elecciones. Un reporte diario y semanal es hecho público, en términos de minutos y segundos, discriminado por cada candidato y por cada cadena de radio y televisión. Esto permite a la opinión pública juzgar a los mismos medios.

Yonny Cárdenas * * * * Señor Director: Sin la saturación uribista en los medios electrónicos del país no hubiese surgido este atentado contra la libertad de información. Pero es que esta la viola hasta el Dane cuando informa que disminuyó el desempleo pero aumentó el subempleo. ¿Qué tal hora y media de un Uribe que ya cuando lo vemos nos hace apagar el televisor? Rodrigo Jaramillo V

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.