Ex gobernador indígena gastó $73 millones en licor y joyas

Ex gobernador indígena gastó $73 millones en licor y joyas

Parte de los millonarios recursos que la Nación giró en el 2002 para inversión social en los resguardos indígenas Jaikerazaby y Chontadural Cañero, en Mutatá, Urabá antioqueño, fueron a parar a tiendas de perfumes, licores, dulces y joyerías.

03 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Según la Fiscalía, estos recursos los gastó de manera indebida el entonces gobernador de la zona, Mario Domicó.

Los indígenas de su comunidad alertaron a las autoridades sobre el despilfarro de su gobernador con la plata que debía ser invertida en salud, vivienda y educación.

Inicialmente, los indígenas acudieron al personero de Mutatá y le advirtieron sobre las irregularidades. Incluso, le contaron que el gobernador se la pasaba tomando licor. Estas denuncias pasaron a la Fiscalía.

Hoy, tras concluir las investigaciones, la justicia acusa a Domicó de peculado por apropiación y le solicitó a un juez que lo condene por esta conducta.

Dinero dilapidado El organismo investigador consideró que Domicó dilapidó recursos girados por el Estado para la atención de por lo menos 13 comunidades aborígenes.

“Habría gastado en licor, perfumes, dulces y viajes, más de 73 millones de pesos transferidos por la Nación para mejorar la calidad de vida de las comunidades étnicas en salud, vivienda y educación”, concluye.

Ese mismo organismo, encontró que el gobernador retiraba el dinero del banco sin ningún control, como si se tratara de una cuenta personal, y presentaba recibos de viajes para justificar los gastos, sin dar explicaciones.

Según el expediente, el gobernador les mentía a los líderes de las comunidades y les decía que no podía entregarles recursos ni invertir, porque el Gobierno no giraba el dinero.

Es más, les aseguró que el poco dinero que llegaba lo pasaba a manos de la Diócesis para que lo administrara, afirmación que fue desmentida por los religiosos de la zona al ser interrogados por la Fiscalía.

Domicó, para aplacar los ánimos y evitar que los líderes le hicieran un escándalo o lo denunciaran, les entregaba algunos mercados y víveres.

Las autoridades hallaron que el manejo que se hacía de los dineros no tenía soportes contables y algunos recibos no especificaban los gastos.

Por este caso, la Fiscalía además llamó a juicio por peculado culposo a Augusto Mayo García, alcalde de Mutatá para el periodo 2001 2003, y a Abel Mena Torres, tesorero de esa población.

En criterio de los fiscales, estos no habrían vigilado la correcta inversión de los dineros públicos.

Argemiro Mayo, hermano del ex alcalde de Mutatá, presuntamente firmó recibos por un millón 400 mil pesos, sin especificar el tipo de servicios prestados a los resguardos.

La Fiscalía aclaró que el “líder indígena es juzgado por la justicia ordinaria, porque las autoridades étnicas no lo requirieron y porque el procesado tampoco solicitó su juzgamiento por miembros de su comunidad”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.