E.U. sigue reacio a comprometerse con Kioto

E.U. sigue reacio a comprometerse con Kioto

(EDICIÓN BOGOTÁ) Estados Unidos rechazó ayer en Montreal (Canadá) cualquier iniciativa de la comunidad internacional para extender los límites del protocolo de Kioto (1997) para la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero y desató así la cólera de los ecologistas.

01 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Reunidos hasta el 9 de diciembre en la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático, unos 10.000 delegados y miembros de ONG ambientalistas discuten sobre la necesidad de continuar con las acciones internacionales, luego de que expire el protocolo de Kioto, en el 2012.

“Estados Unidos se opone a todas estas discusiones”, declaró Harlan Watson, jefe de la delegación estadounidense, quien reafirmó la posición de su país.

Los estadounidenses no quieren una propuesta que incluya “objetivos” y un “calendario” para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, precisó.

“Se trata de una posición irresponsable, que es errónea desde el punto de vista científico. Las pruebas de un cambio climático se acumulan literalmente cada semana –apuntó Bill Hare, director de políticas para los cambios climáticos de Greenpeace. Y añadió:– Los delegados (de los diferentes países) dicen que hay muchos asuntos en el programa, pero subrayan que hay un problema real: Estados Unidos”.

El presidente estadounidense, George W. Bush, planea reducir las emisiones de gas con efecto invernadero en un 18 por ciento para el 2012. El problema es que, según la ONU, las emisiones de ese país han crecido un 13,3 por ciento entre 1990 y el 2003.

La reunión de Montreal es la primera después de que el protocolo de Kioto, firmado por 156 países, entró en vigor en febrero pasado.

Este pacto obliga a los países industrializados a hacer reducciones específicas de sus emisiones de gas carbónico (CO2) y otros cinco gases con efecto invernadero, que atrapan el calor solar, recalientan el planeta y perturban el delicado equilibrio climático.

Por su parte, Lord May, presidente de la Royal Society, la delegación científica británica, alertó que el calentamiento global es un peligro apocalíptico cuyos efectos ya son visibles y señaló que los problemas ambientales que generan los gases de efecto invernadero “invitan a que se les compare con las armas de destrucción masiva”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.