Secciones
Síguenos en:
¿Qué buscan los empleadores?

¿Qué buscan los empleadores?

Indicadores como saber cuáles son las carreras o áreas más solicitadas, qué buscan hoy en día los empresarios, a quiénes contratan y de qué edades o niveles de estudio, entre otros, se convierten en una poderosa herramienta de información, útil por diferentes razones.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

A los estudiantes les sirven como referencia en la toma de decisiones y para observar el panorama de empleo colombiano; a los desempleados, para encontrar las vacantes que se ajustan a sus perfiles; a los empresarios para seleccionar a los trabajadores ideales que necesitan para ocupar los cargos disponibles y a los gobernantes, para definir políticas educativas.

El Servicio Público de Empleo del Sena ofrece este mecanismo de ayuda gratis, no solo a estudiantes y egresados de esta entidad, sino a todas las personas que lo requieran.

Sobre los resultados, Pedro Monroy, el director, define las cifras más relevantes, aunque advirtió que no se discriminan específicamente técnicas y tecnológicas, pero que en un par de puntos hay datos que tocan estos niveles educativos.

La muestra es nacional, entre enero y septiembre del 2005, periodo en el que se registraron 297.165 personas inscritas, 126.821 vacantes y 56.991 colocados. Una de estas menciones está por nivel de cualificación, definido por la complejidad de las funciones, el nivel de autonomía y responsabilidad de la ocupación en relación con otras y por consiguiente, la cantidad, tipo y nivel de educación, capacitación y experiencia requeridas para su desempeño.

En este sentido, se registraron en mayor proporción las ocupaciones con educación básica secundaria más cursos de capacitación y entrenamiento en el trabajo: 56,4 por ciento para la oferta, 64,9 para vacantes y 59,9 para colocaciones.

En cuanto a ocupaciones elementales, es decir, desempeño de actividades de carácter físico y con alto nivel de subordinación, donde la experiencia laboral no es requerida o es mínima y se necesita el menor nivel de educación permisible, 26,7 por ciento corresponde a oferta, 7,4 a vacantes y 10,1 a colocaciones.

En las ocupaciones con alto grado de autonomía, responsabilidad por el trabajo de otros y requerimientos de estudios universitarios o de postgrado: el 9,3 por ciento fue para la oferta, el 13,8 para las vacantes y el 21 para las colocaciones. Finalmente, en las ocupaciones que demandan responsabilidad de supervisión, un grado de autonomía y juicio evaluativo y requieren de estudios técnicos o tecnológicos, el 7,5 por ciento fue para la oferta, el 13,9 para las vacantes y el 9 para las colocaciones.

Otro punto donde se citan técnicas y tecnológicas es en la agrupación de resultados por nivel de estudios (todo en porcentajes): primaria, 20,3 inscritos, 6,9 vacantes y 3,6 colocados; bachillerato, 56,4 inscritos, 74,4 vacantes y 46,9 colocados; media técnica, 7,4 inscritos, 0,4 vacantes y 8,4 colocados; técnico, 2,9 inscritos, 1,0 vacantes y 8,3 colocados; tecnológico, 2,2 inscritos, 0,7 vacantes y 6,6 colocados; universitario, 10,4 inscritos, 12,3 vacantes y 25,2 colocados; posgrado, 0,3 inscritos, 0 vacantes y 1,0 colocados; e indiferente en el 4,5 por ciento de las vacantes.

Por grupos de edad, una proporción significativa fue la población menor de 24 años, que representa el 53 por ciento, y los menores de 19 años contribuyeron con el 22,5 por ciento. En el seguimiento a las vacantes se evidencia que los menores de 19 años tuvieron menos posibilidades de inserción laboral (5,9 por ciento).

El grueso de las personas que logra ubicarse en los puestos vacantes registrados en el sistema está entre los rangos de edad de 20 a 24 y de 25 a 29 años (50,8 por ciento).

Por género, las mujeres fueron las que más se registraron (53,5 por ciento del total), pero en el resultado de seguimiento a los puestos vacantes, la preferencia fue por el género masculino, con el 52 por ciento del total.

Por nivel de estudios formales, se constata que las personas inscritas en busca de empleo, que quieren mejorar su nivel salarial o que se registraron para algún programa de empleabilidad, en su mayoría son bachilleres (representados en el 56,4 por ciento del total de la oferta, de los cuales culminaron sus estudios el 45,2 por ciento).

Los que se registraron con estudios superiores fueron el 12 por ciento y con estudios de primaria, completa e incompleta, el 20 por ciento de la oferta.

Por otro lado, los empresarios, a través de las vacantes, solicitaron en su mayoría bachilleres, así: 74,4 por ciento del total y de éstos, con estudios completos -grado once- el 66 por ciento; el 12 por ciento de las vacantes fueron para estudios superiores y el 6,9 por ciento para primaria, completa e incompleta.

Al hacer el seguimiento a las vacantes, se evidenció que las personas que lograron colocarse, a través de las vacantes registradas en el Sistema del Sena, fueron en mayor proporción los bachilleres, con el 40,5 por ciento, y los que terminaron estudios superiores, el 32 por ciento. Respecto a los que tienen estudios de primaria, sólo se ubican el 3,6 por ciento del total de colocados.

Por área de desempeño, entendida como el campo de actividad definido por el tipo y naturaleza de trabajo que es desarrollado, tanto en oferta como en vacantes se reflejaron en mayor proporción y orden de importancia: ventas y servicios, finanzas y administración y operación de equipos, transporte y oficios.

En las colocaciones, la mayor proporción se dio en el siguiente orden: ocupaciones de ventas y servicios (29,1 por ciento); finanzas y administración (25,4 por ciento) y ocupaciones de las ciencias sociales, educación, servicios gubernamentales y religión (20,6 por ciento).

En cuanto a los salarios ofrecidos por los empleadores, se concentran en un salario mínimo legal el 57,4 por ciento de las vacantes; hasta dos salarios mínimos el 29,3 por ciento; hasta 3 mínimos el 6,2 por ciento y más de tres mínimos el 7,1 por ciento.

Los salarios se pueden asociar a la experiencia requerida por el empresario: entre 0 meses a 12 meses, el grado de exigencia es del 78 por ciento de las vacantes y más de 12 meses representa el 22 por ciento.

No obstante lo anterior, las colocaciones reflejan lo siguiente: en un salario mínimo se concentra el 23,8 por ciento de las colocaciones; hasta dos el 16,3 por ciento; hasta tres salarios el 15,9 por ciento y en más de tres salarios mínimos está el 44 por ciento de las colocaciones totales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.