AHORA, QUÉ HARÁN LOS LIBERALES

AHORA, QUÉ HARÁN LOS LIBERALES

Caciques: el desplume En las elecciones del domingo se desplomaron algunos de los más caracterizados barones electorales: Bernardo Guerra, en Antioquia, quien perdió cien mil votos en menos de seis años; Alberto Santofimio, que pasó de 250 mil votos en la consulta liberal del año pasado, a 50 mil sufragios, y que lo hicieron anunciar el fin del santofimismo . Es un caso más que elocuente. De 108 mil votos que obtuvo en el Tolima el año pasado, redujo su caudal a 26 mil votos. Y Ancízar López, ex presidente del Senado, que perdió la Gobernación de Quindío frente a Mario Gómez Ramírez.

03 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Por fuera se quedaron también dos polémicos congresistas: Juan Slebi y Jairo Ortega. Jorge Cristo Sahiún, una de las figuras liberales de Norte de Santander y segundo renglón en la lista de Fernando Botero, tampoco pudo entrar.

Pero el desplume es más patético en el Partido Conservador. El jefe pastranista de Boyacá, Juan B. Pérez Rubiano, heredero de Humberto Avila Mora, no fue elegido, a pesar de ser el segundo renglón en la lista de Alvaro Pava. Tampoco entró Jorge Tarazona, caracterizado líder alvarista del norte de este departamento.

Y en Santander se quedó por fuera Feisal Mustafá, sexto renglón en la lista que encabezaba Enrique Gómez Hurtado. Pero es evidente que con sus votos (unos 23 mil) contribuyó a la elección de los primeros cinco renglones. Igual ocurrió con Ciro Ramírez Pinzón, que puso 18 mil votos en Boyacá. De haber encabezado lista propia, habrían alcanzado curul. También perdió su curul Hugo Escobar Sierra.

Y salió derrotado en las elecciones un líder costeño: el ex ministro Pedro Martín Leyes Hernández, que fracasó en su intento por alcanzar la Gobernación de Atlántico. De la Costa tampoco entró al Congreso el ex contralor general Julio Enrique Escallón Ordóñez. Votos al viento La dispersión de listas originó una inusitada pérdida de votos en todo el país. El Partido Liberal alcanzó la más alta votación y también el mayor número de curules. Pero perdió en listas sueltas para Senado casi 200 mil votos. Es decir, el equivalente a cinco curules. En ese avispero que no alcanzó a llegar al panal se encuentran candidatos como el académico Ramón Jimeno Santoyo, que obtuvo apenas 3.800 votos; el sindicalista Pedro Julio Caro, con 5.300, y el indígena Bonifacio Chicunque, con 7.963.

No había manera de atajar y meter en un solo saco toda esa votación, pues son tal vez los candidatos más disímiles dentro del Partido, en la mayoría de los casos sin experiencia política o parlamentaria.

La pérdida de votos fue también patética en Bogotá, donde de 600 mil sufragios para la Cámara de Representantes hubo por lo menos 200 mil que no aportaron para la elección de nadie. Es decir, que la operación avispa fue útil para ganar en curules, pero también permitió el desperdicio de votos en listas minoritarias. PC: como los cangrejos...

Se dice por todas partes: el Partido Comunista de Colombia va en contravía con todas las tendencias mundiales. La franja perestroika terminó siendo devorada por la ortodoxia. Pero también es cierto que en las elecciones del domingo se pagaron las contradicciones que venía afrontando la izquierda de tiempo atrás.

Hernán Motta, candidato del ala férrea del comunismo, barrió con Carlos Romero, representante del ala moderada y virtualmente expulsado del PC. La maquinaria del Partido terminó aceitándose a favor de los radicales, que defienden todas las formas de lucha, y justifican la armada, para buscar el poder.

La campaña sangrienta contra la UP en la que cayeron hombres moderados como Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo y José Antequera, dejó prácticamente extinguido a ese movimiento. Y ahora el Partido Comunista se lleva los restos. La AD M-19: ni tanto...

La Alianza Democrática terminó por encima del M-19. Basta ver los resultados: solo dos de los nueve senadores elegidos tienen origen en el antiguo movimiento armado.

Los candidatos costeños, entre ellos Rafael Vergara, Ricardo Villa, Germán Grisales y José Matías Ortiz, no fueron elegidos, a pesar de que la Costa fue la región donde más obtuvo el movimiento.

Antonio Navarro promovió la revocatoria del mandato, pero en su lista salió elegido un parlamentario revocado: Carlos Albornoz.

En la votación de la AD M-19 hubo también hechos curiosos, como la derrota de Rosemberg Pabón en Yumbo, su fuerte electoral. Le ganó Carlos Holguín Sardi. En las múltiples coaliciones ganadoras no se sabe cuántos votos puso la AD M-19. Indígenas: viento en popa De la Asamblea Constituyente salieron muy entusiasmados porque se les había aprobado la circunscripción electoral especial: dos curules mínimo independientemente del número de votos. Podía entenderse entonces que así hubiese baja votación, de todas maneras tendrían dos asientos en el Capitolio.

Pero las cuentas salieron al revés y los indígenas obtuvieron más votación de la que se esperaba. Entonces la circunscripción especial se volvió en contra porque en este monmento está en entredicho la tercera curul reclamada por Anatolio Quira, indígena coconubo del Cauca.

Los indígenas obtuvieron más de cien mil votos, un poco más que la lista de Alberto Montoya Puyana, el liberal que más votos alcanzó, y hubieran podido ser escrutados en la circunscripción ordinaria para Senado. Los que algo ganan...

El Gobierno, el Partido Liberal, los indígenas, los cristianos, los laicos, el Metapolítico, los conservadores independientes.

Ganó Alberto Montoya Puyana, que alcanzó la lista liberal con más votos. Pero también ganó Rodolfo González García, contendor de Montoya en Santander. Su grupo, la Confederación Liberal, lorgó dos curules al Senado con Tito Rueda y Tiberio Villarreal, y además va punteando para la Gobernación su candidato, Juan Carlos Duarte.

Ganó también, como es ya lugar común, el Partido Liberal con sus 58 senadores y 87 representantes. También salieron airosos Víctor Renán Barco y Jaime Castro, dos veteranos políticos.

Ganó el Alfonso López Michelsen porque sacó adelante a su partido luego de la derrota en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.