Secciones
Síguenos en:
El Galeras asusta a Pasto

El Galeras asusta a Pasto

(EDICIÓN BOGOTÁ) Al caer la tarde de ayer y después de un día de incertidumbre por la ceniza que botó el volcán Galeras a las 2:46 de la madrugada, los habitantes de Pasto y sus alrededores intentaban retomar la normalidad, sin perder de vista que podía ocurrir una erupción mayor. (VER INFOGRAFÍA: QUÉ ESTÁ PASANDO DENTRO DEL GALERAS)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Las calles ya no se veían como la alfombra gris que parecieron en la mañana, porque los escobitas de la empresa de aseo apuraron a barrer las cenizas que cubrieron, además, techos y terrazas.

Los peatones, que temprano se vieron con tapabocas para protegerse, comenzaron a desaparecer y se desvanecieron en la Plaza de Nariño, en pleno centro de la ciudad, las largas filas de quienes desesperadamente buscaban mascarillas en las droguerías.

Olga Bacos, vendedora de una farmacia, contó que vendió más de 1.500 a 550 pesos cada una.

Sacaron provecho No faltaron los que hicieron su agosto ante la falta de tapabocas. “Me he vendido como 20 y espero poder seguir vendiendo más en estos días”, dijo sonriente Eduardo Pantoja, de 14 años, que decidió rebuscarse la vida en medio de la zozobra generada por el Galeras.

Los precios subieron dependiendo de la zona. En la Plaza de Nariño algunos pagaron hasta 1.500 pesos. También los taxistas se aprovecharon. Pasaron de cobrar 2.600 pesos por una carrera mínima, a pedir 4.500. La Secretaría de Tránsito tomó medidas.

Algunos pastusos que ven al Galeras como protector creen que nada más pasará. “El volcán tenía que respirar por alguna parte y como siempre lo hizo de manera tranquila. Todo seguirá como antes”, repetía Fanny de Jiménez.

Pero el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, llegó a Pasto para insistir en el desalojo de quienes se encuentran en riesgo. “Es una situación que exige prudencia”, dijo A través de las cadenas radiales locales, el secretario de Gobierno de Nariño, Fabio Trujillo, pedía “mantener la calma” sin descuidar la recomendación de evacuar las zonas de alto riesgo.

CON MANTO DE LA VIRGEN CONJURARON PELIGRO Mientras a Pasto, a 8 kilómetros del Galeras, la cubría una densa capa de cenizas, los habitantes del corregimiento Genoy celebraban lo que llamaron un milagro de la Virgen del Rosario, porque a ellos no los tocó el polvo volcánico.

“El miércoles, a las 2 de la madrugada, subimos hasta el cráter con la Virgencita y le pedimos que nos protegiera y se calmaran las cosas.

Estábamos con mucha zozobra y esta es la prueba de que nos hizo el milagro”, contaba ayer emocionado Benigno Guerra, uno de los campesinos que subió.

“Cuando llegamos, oramos por una hora. A ella le tenemos mucha devoción y nunca nos ha fallado”, añadió Benigno.

Fue una peregrinación de 12 personas. “Los mayores” del poblado que, como otras veces, decidieron poner en manos de la Virgen su suerte. Antes de regresar a Genoy, hacia las 6 de la mañana, decidieron arrojar a la boca del cráter el manto de gamuza morada que cubría a la santa.

En la madrugada, cuando las alarmas sonaron, los 1.088 habitantes de Genoy se concentraron en la plaza, y al ver que no había una sola partícula de ceniza, sacaron a la Virgen y la pasearon en medio de alabanzas y agradecimientos. El caserío se veía enmarcado por un Galeras despejado, un sol radiante y un cielo azul.

“Les pedimos a los habitantes de Pasto que se encomienden a la Virgen de Las Mercedes, su patrona, para que los proteja. Aquí tienen una prueba de lo que hace la fe”, dijo Hernando Delgado.

Mientras algunos habitantes de la zona rural de Pasto, Nariño y La Florida se apuraban a buscar refugio, en Genoy, entregados a la Virgen, manifestaban su confianza en que después de la ‘liberación’ que tuvo el volcán Galeras, las cosas vuelvan a la normalidad.

TEMEN POR LOS CULTIVOS PUTUMAYO El viento llevó cenizas hacia la región del Valle de Sibundoy, en el vecino departamento del Putumayo. En los municipios de Colón, Sibundoy, Santiago y San Francisco, cultivos de fríjol, hortalizas y frutales se vieron afectados. Los comités locales de atención declararon la alerta naranja. El alcalde de Sibundoy, Luis Mejía, recomendó a los productores agrícolas asegurar sus cultivos para evitar perdidas en la producción.

- AEROPUERTOS ALTERNOS 1.

Unas 300 personas quedaron varadas ayer en el aeropuerto de Pasto. Siguen suspendidos vuelos comerciales y sólo habrá de socorro y militares.

2.

Los aeropuertos de Ipiales y Tumaco fueron habilitados como puertos alternos para permitir vuelos comerciales.

3.

Desde ayer están suspendidas las clases en 32 colegios y universidades de Pasto. La medida se mantendrá hasta que dure la alerta 1.

4.

Se mantiene la alerta naranja en 19 centros asistenciales dispuestos para la emergencia.

5.

A 16 albergues y 10 puntos de encuentro llegaron 1.148 personas y 1.328 pidieron subsidios.

6.

Ni ríos ni quebradas estaban contaminados. Tampoco se suspendió el suministro de agua.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.