LAS ESPERANZAS SIGUEN VIVAS

LAS ESPERANZAS SIGUEN VIVAS

Los expertos en mediorientología afirmaban que el primer round en la conferencia de paz entre árabes e israelíes iba a ser una explosión de insultos. Pero que si todos lograban cerrar las orejas y contener los nervios podría pasarse a la segunda. Y que ese mero hecho sería un éxito. Es, exactamente, lo que acaba de ocurrir en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid: después de una batalla verbal que tuvo sus más calientes momentos en la mañana del viernes, los dos rivales aceptaron pasar al segundo round. Cuándo y dónde? Hoy domingo se sabrá. Una reunión de las partes tratará de acordar sitio y calendario para las nuevas conversaciones bilaterales. Isaac Shamir, primer ministro de Israel, reiteró el viernes su propuesta regionalista para que la sede sea el Medio Oriente; pero Estados Unidos, la URSS y los árabes insisten en mantener a Madrid como sede.

03 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

De todos modos, el nuevo capítulo de la conferencia parece haber sobrevivido el tenso intercambio de insultos del viernes. Esa mañana, Shamir acusó a Siria de foco terrorista, y el canciller sirio respondió exhibiendo una foto de los años 40, cuando Shamir era buscado por terrorismo en Europa.

La prolongación de las esperanzas de alcanzar algún día la paz en el Medio Oriente fue recibida con mesurado alborozo diplomático por varios de los observadores y participantes. La gran vencedora, por supuesto, es la paloma de la paz que, lejos de perecer ahorcada de manera fulminante en la mesa donde por primera vez en casi medio siglo se miraban cara a cara judíos y árabes, está maltrecha pero viva e intentará seguir volando a partir de hoy.

Pero hay otros triunfadores también. El primero de ellos es Jim Baker, secretario de Estado de Estados Unidos. Su paciente labor de convencer y presionar a los rivales en dosis cautelosas es en buena parte responsable de que los enemigos sigan en Madrid. En España se confería puntos especiales a los palestinos. El diario El Independiente (que se cerrará por razones económicas dentro de pocos días) señalaba que la Organización de Liberación Palestina, considerada un paria por Israel, se ha dado el lujo de convertirse en delegación en la sombra. La última intervención de Shamir fue más dura con los sirios que con los propios palestinos.

No puede negarse, además, el golpe internacional que han dado España y Felipe González al convertirse en sede para todos aceptable y al armar, en cuestión de horas, un escenario histórico que ha funcionado con eficiencia y precisión asombrosas. Amigos y enemigos del gobierno aceptan que a él le corresponde un mérito especial en el éxito de las conversaciones. La posibilidad de que el segundo round prosiga en Madrid y no en el Medio Oriente confirma el instante de gracia de la diplomacia española.

El Líbano también sale favorecido en esta primera parte de la conferencia. Israel se ha mostrado partidario de una paz con los libaneses, paz que no estaría atada a las demás conversaciones y acuerdos. Partido nulo... por ahora El papel soviético ha sido bastante pobre. El presidente Mijail Gorbachov, durante sus palabras inaugurales, se refirió más a los problemas internos de su país que al tema central que lleva a todos a Madrid. Por su parte, el canciller Boris Pankin ha presentado más el aspecto de un acompañante del secretario de Estado de Estados Unidos que el de un copatrocinador de la conferencia: Jim Baker y su carnal Boris.

La continuación de los diálogos bilaterales tras una pausa que coincide con el Día de los Santos y el de los Difuntos no significa que la paz esté a la vuelta de la esquina. El tema central del conflicto no es ideológico ni económico. En el fondo de él se encuentra un elemento que también suele ser el factor clave en las peleas entre los leones, los búfalos y las avutardas silvestres: territorio. Esta es una de las nociones que más claramente se abren paso en el problema. La Resolución 242 de la ONU, muchas veces invocada por los delegados árabes, se refiere ya en 1967 a la necesidad de que Israel abandone las áreas capturadas en la guerra de los Seis Días.

Cambiar tierra por paz tiende a consolidarse como la base de cualquier negociación. El gobierno israelí se opone a ello, pero en la comunidad judía las opiniones están divididas. Si bien hay grupos extremistas que se niegan a salir de los asentamientos establecidos por Israel en territorios ocupados, en los últimos días ha habido manifestaciones en Tel Aviv que defienden el trueque de tierra por tranquilidad.

Al cabo del histórico encuentro, las delegaciones están haciendo balances. Israel vino en busca de reconocimiento de su Estado, pero dispuesto a conservar en su poder los territorios ajenos que considera estratégicamente vitales. Esto es especialmente válido para las colinas de Golán, desde donde los sirios solían bombardear los kibuttzim israelíes hasta 1967. Los palestinos quieren un país, con instituciones y territorios donde establecerse. Para lograrlo, su delegado H. Abdul Shafi, propuso que los territorios ocupados pasen a manos de una fuerza de Estados Unidos y la URSS, respaldada por la ONU. Jordania aspira a ser patria de los cuatro millones de palestinos que viven regados por distintos países y muchas veces en condiciones de hacinamiento lamentables; a cambio de ello pretende que se le garantice un bien que le es esquivo: el agua. Siria aspira a recobrar la zona de Golán. El Líbano pretende la retirada de las tropas israelíes del sur del país, dominada por una alianza militar judeo-cristiana.

Hasta ahora ninguno ha obtenido algo concreto, aunque Israel mostró buena voluntad hacia el caso libanés. Pero nadie esperaba que de este primer careo resultara una solución. Los más optimistas confiaban en que lograrían salir del pantano de las primeras intransigencias y acusaciones. Ocurrido esto, los delegados discutirán en Madrid cuestiones de mecánica. El segundo round empieza hoy.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.