AL MARGEN DE LAS ELECCIONES

AL MARGEN DE LAS ELECCIONES

Luego de una campaña intensa, extensa y, en veces, confusa, concluyó el domingo pasado un nuevo esfuerzo ciudadano por consolidar en Colombia los beneficios republicanos de una democracia ejemplar. Cualesquiera hayan sido los resultados electorales, lo evidente es que nuestro país le ha demostrado una vez más a América y al mundo que sigue leal al sistema de gobierno adoptado desde la iniciación de su vida independiente. Es posible que las dificultades implícitas en el nuevo método de votación y aun la profusión de listas y candidatos, haya determinado una cantidad de sufragios no tan alta como hubiera sido lo deseable. No obstante, el hecho de que las elecciones hubieran ocurrido dentro de la vigencia de plenas garantías, es título sobrado para la ratificación de nuestra voluntad de seguir siendo leales a los principios que informan nuestra institucionalidad republicana. Pasadas las elecciones y conocidos sus resultados, surge la renovada e imperativa urgencia de reorganizar y fort

03 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Por cuanto hace al liberalismo, los comicios fueron plenamente satisfactorios. Sus mayorías se ratificaron, a pesar de la dispersión de las diversas candidaturas. El hecho cierto es la renovada confirmación de sus mayorías parlamentarias y el buen éxito alcanzado en la elección de gobernadores, suceso ocurrido por primera vez, en desarrollo de lo ordenado por la nueva Constitución. Hubo además casos individuales demostrativos de la superioridad liberal, como el protagonizado por Alberto Montoya Puyana, que no solo implica una renovación por lo alto sino que acredita la buena fortuna con que se ha iniciado el sistema de la circunscripción nacional para la elección de senadores.

Cumplida su intensa labor en el empeño tenaz de devolverle al liberalismo su conciencia y estructura mayoritarias, ha presentado renuncia irrevocable de su cargo de Jefe Unico el ex presidente Alfonso López Michelsen. Una vez más queremos señalar a la gratitud de todos los liberales, la intensa campaña adelantada por el doctor López, en orden a asegurar la configuración mayoritaria del partido. El le dio espiritualidad y valores intelectuales a una empresa electoral que no los tuvo en alto grado y simultáneamente con este reconocimiento de su ardua e inteligente tarea, queremos asociar al suyo el nombre esclarecido de su esposa, doña Cecila Caballero de López, quien con abnegación encomiable acompañó a su ilustre esposo en todas las duras jornadas que él valerosamente se impuso. Gracias pues al valiente esfuerzo del prestigioso conductor, el liberalismo ha ratificado su fuerza electoral. A la convención que ha sido convocada le corresponderá unificarlo y reorganizarlo para nuevas victorias. Noviembre, 1991

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.