Secciones
Síguenos en:
Negociación en el agro dependerá de E.U.

Negociación en el agro dependerá de E.U.

En un estado de agitación total transcurrían ayer las negociaciones entre los países andinos y Estados Unidos para lograr un acuerdo de libre comercio. (VER GRAFICA: BALANZA COMERCIAL COLOMBIA - E.U.)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Edilma Pereira y Jorge Correa Enviados especiales.

En horas de la mañana el ambiente de los sectores agrícolas no era el mejor y continuaban las declaraciones de apoyo al Gobierno por la decisión de notificar a los negociadores estadounidenses de la incomodidad que había generado la propuesta enviada en la noche del sábado y que fue calificada de ‘ridícula’ por algunos empresarios.

En la tarde, una tensa calma se registraba, luego de conocerse el cambio en el negociador agrícola, estrategia adoptada por Estados Unidos para ‘mover’ los acuerdos.

La negociación con Colombia será asumida por James Murphy, un funcionario de alto nivel en la Oficina del Representante Comercial, Usar, (por sus siglas en inglés), y Mary Latimer, quien hasta el momento venía desempeñando esta función, pasará ahora a negociar con Perú.

El ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, dijo ayer en la tarde que con el nuevo esquema planteado se busca darle más agilidad al proceso y lograr un paquete integral que satisfaga los intereses de las dos partes.

Aunque el jefe negociador, Hernando José Gómez, insistía en horas de la mañana en que los demás temas de la negociación –exceptuando agricultura- seguirían avanzando para lograr cierre de mesas en la noche o a más tardar hoy en la mañana, el interés se concentraba en los nuevos movimientos de Estados Unidos en materia agrícola.

Algunos empresarios afirmaban ayer que a estas alturas resulta muy decepcionante la actitud de Estados Unidos porque sus propuestas no han variado mucho desde la primera vez que se tocó el tema agrícola, hace ya varias rondas.

Para buscar una salida a este tema, ayer al medio día los ministros de Agricultura y Comercio Exterior, Andrés Felipe Arias y Jorge Humberto Botero, respectivamente, sostenían conjuntamente con Gómez una conversación con la subsecretaria para asuntos agrícolas de la Oficina del Representante Comercial –Ustr por sus siglas en inglés- Susan Schwab, con el fin de convenir el esquema de trabajo que se manejará.

Según Gómez, el objetivo era “conversar, evaluar, mirar los avances y ver dónde estamos y cómo vamos a trabajar para lograr un eventual cierre en estos días”.

Algunos, como el presidente de Fenavi, Jorge Enrique Bedoya, consideran que el tema se puede solucionar en 20 minutos o una hora, siempre y cuando Estados Unidos muestre una actitud flexible y quiera negociar.

“Todo es cuestión de voluntad política, si E.U. entiende la dimensión de la negociación y entiende que se tiene que mover, puede cerrarse lo antes posible”, según explicó.

Ricardo Villaveces, presidente de Asocaña, no es tan optimista al respecto y considera que hay que hacer un gran esfuerzo para sacar el tema del atolladero. En su opinión, no se debe descartar incluso una ronda más, por los atrasos que registran los temas agrícola y de medidas sanitarias y fitosanitarias.

En el mismo sentido se pronunció ayer el presidente de la Sociedad de Agricultores, Rafael Mejía, para quien será necesario un trabajo más fuerte con el fin de lograr que el acuerdo tenga todos los elementos que requiere el país para aceptarlo.

Por su parte el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, ratificó ayer el respaldo del sector privado al Gobierno frente al tema agrícola, y reiteró que si en este campo no se logra un paquete equilibrado, los industriales no apoyarán la negociación, tal como lo ha anunciado en ocasiones anteriores.

.

-¿Por qué se enredó la negociación agrícola?.

Lo que se esperaba que fuera un paquete adecuado para dar las últimas puntadas de la negociación, se convirtió en todo un fiasco.

La información fue enviada hacia la media noche del sábado por la negociadora agrícola Mary Latimer, luego de que los ministros colombianos se reunieran en la tarde del viernes con Susan Schwab, la subsecretaria de la Oficina del Representante Comercial -Ustr por sus siglas en inglés.

Durante la reunión, la señora Schwab insistió en recordar que el tema era netamente comercial y que los temas políticos y de lucha antidrogas debían tramitarse a través del Departamento de Estado.

Eso sí, les anunció a los ministros que entregarían entre esa tarde y el sábado el nuevo paquete preparado por sus negociadores, que esperaba permitiera avanzar en el proceso.

Pero el resultado no pudo ser peor. El nuevo paquete no tenía mayores avances pues Estados Unidos no había modificado su posición en el tema avícola -siguen pidiendo ingreso total pese a las advertencias de alta sensibilidad que ha recibido por parte de Colombia-, no respondía a los intereses colombianos en tabaco, frutas y hortalizas y etanol, y tampoco se pronunciaba sobre el azúcar.

En cuanto a los productos que son de su interés, no hizo oferta en arroz pero pidió desgravación inmediata de soya, solicitó un contingente de 47.000 toneladas de cebos de origen animal, que compiten directamente con palma, pidió un contingente pequeño en sorgo -que no es de su interés- y planteó para este producto desgravación a 12 años (en su anterior paquete había ofrecido 10 años).

En maíz, mantiene su petición de ingresar al mercado colombiano con 2 millones de toneladas pero modificó su aspiración de que el crecimiento de este contingente sea de 8 por ciento anual y lo bajó a 7 por ciento.

Y mientras su paquete parece inmodificable, ya Colombia ha ofrecido desgravación inmediata para tres productos de gran interés para E.U.: cebada maltera, trigo y algodón. Esto sin embargo no ha sido suficiente para los negociadores americanos, que en el entendido de algunos lo que pretenden es desmantelar el campo colombiano, desconociendo la importancia estratégica que para el país tiene este sector e ignorando por completo las recomendaciones que los propios congresistas estadounidenses han hecho, de garantizar un acuerdo justo y equitativo.

.

-Ecuador y Perú también están lejos de un cierre en la mesa agropecuaria.

La dificultad de la negociación agrícola no sólo es de Colombia. Ecuador y Perú también siguen enredados en las discusiones de esta mesa.

Los anuncios de los grandes avances que registraba hasta el viernes Perú en la negociación del TLC habían generado todo tipo de comentarios en el sector privado.

Algunos tenían opiniones divididas sobre su conveniencia o inconveniencia, y sobre todo en cómo lo podría utilizar políticamente el equipo negociador estadounidense para presionar un cierre.

Sin embargo, ayer en la mañana los equipos de estos países seguían discutiendo buena parte de los temas que tienen abiertos y en el caso específico de Perú, pese a la prisa que tienen, no se veían asomos de un anuncio de cierre oficial.

Según trascendió entre los empresarios colombianos, la 'dosis' fue igual para los tres países andinos en materia agropecuaria, fitosanitaria y en medicamentos: excesivas peticiones y concesiones irrisorias.

Aunque Perú ha mostrado las mayores flexibilidades en la negociación y en varios temas ha sido el primero en buscar cierres rápidos, la propuesta agrícola de E.U. le resultó tan descabellada que terminó siendo inaceptable.

El ministro ecuatoriano de Comercio Exterior, Jorge Illingworth, confirmó en la noche del domingo que para su país, como estaban las cosas "Estados Unidos no está dando los pasos con la celeridad que se requiere para concluir las negociaciones el martes (hoy)".

El ministro confiaba en que una reunión que debía cumplirse ayer con un alto funcionario de la Oficina del Representante Comercial permitiera abrir nuevos caminos para avanzar en la negociación, pero mientras tanto, opinaba que con lo que hay sobre la mesa "es muy complicado cerrar".

Aunque está previsto que el trabajo en las mesas continúe esta noche e incluso mañana en la mañana, el anuncio de que la negociación está prácticamente concluida dependerá, como lo anticipó la jefe negociadora de Estados Unidos, Regina Vargo, de un verdadero ‘milagro’ que equivaldría a mayores flexibilidades por parte de este país.

.

-Comienza a abrirse paso a una solución en el tema de los remanufacturados.

Luego de negociar durante el fin de semana, los equipos de Colombia y Estados Unidos estudian una alternativa que permitirá que los productos más sensibles en la categoría de remanufacturados puedan tener un tratamiento especial.

La solución planteada consiste en otorgar un período de cinco años ‘de gracia’ durante los cuales se mantendrían los actuales aranceles y a partir de ese año entraría en vigencia un programa de desgravación a 5 ó 10 años, dependiendo de los períodos que se acuerden.

Aunque todavía no está claro si este tratamiento especial será para todo el grupo de 69 productos de autopartes, metalmecánica y electrodomésticos que fue presentado por los empresarios, se estima que cubriría un amplio porcentaje de estos bienes.

Los negociadores colombianos, por petición de los industriales, pidieron que se exceptuara un grupo de 69 productos remanufacturados, pero esta opción no fue considerada por sus homólogos de E.U..

Los equipos continuaban ayer trabajando el tema, pues se busca que además haya una definición muy precisa sobre remanufacturados que reduzca el riesgo de que entren bienes usados bajo esta designación, sin cumplir con los requisitos definidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.