Secciones
Síguenos en:
‘Leer novelas y de todo como un diablo’

‘Leer novelas y de todo como un diablo’

Para quienes están metidos en el mundo de la economía y la academia, existe un gran respeto por Javier Fernández Riva. Su seriedad e independencia en los análisis le otorgan una especial credibilidad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Quienes lo conocen de cerca se sorprenden de su capacidad de trabajo, dentro de la que se incluye la lectura obsesiva de los temas económicos y políticos de la coyuntura.

No es sorpresa adicional que Fernández sea un lector empedernido...de esos temas.

Pero el apasionamiento del personaje va mucho más allá: “Leer novelas y leer de todo como un diablo...la única cosa que me gusta es leer y releer...me leo o releo un libro por semana”.

Y no lo hacer con la idea de ilustrarse o adquirir conocimientos, sino como parte de una filosofía que pregona Humberto Eco: "Cada vez estoy más convencido de que, para comprender mejor muchos de los problemas que aún nos preocupan, es necesario volver a analizar los contextos en que determinadas categorías surgieron por primera vez".

En el momento se está releyendo “El Origen de las Especies”, de Darwin, “La Entrevista Conmigo misma”, de Oriana Fallaci”, “La Misteriosa Llama de la Reina Loana”, de Eco, la obra completa de William Shakespeare y “El Señor de los Anillos”.

Y como siempre, Javier Fernández, hace sus análisis sobre lo que lee:- “Lo triste que resulta despertarse una mañana y ser incapaz de reconocer a tu mujer y a tus hijos, no recordar tu trabajo, ni donde vives, ni tus gustos, pero si saber quiién era Napoleón, como pasa en el libro de Humberto Eco”.

- “Con Fallaci, uno se enfrenta a otra inteligencia, que refleja rabia y frustración y está envenenada contra los musulmanes. Incluso se interpreta lo que pasa hoy en Francia”.

Javier Fernández relee capítulos de un “montón” de libros todo tipo de literatura, pero escogida, pero no ha pensado en incursionar como escritor.

“Leer es un placer que no lo da otra cosa”.

.

-'Colón se equivoco al traer pepino cohombro'.

Germán Santamaría, evita lo que no le gusta para no odiar.

“ Yo no odio a nadie ni a nada en el vida, porque si uno odia a alguien, termina preso de esa persona, como dijo M. Kundera. ...pero como todo en la vida tiene su excepción hay una cosa que odio sin reparos de algún tipo: el pepino cohombro.

De todas maneras, yo soy una persona asocial: no voy a casi nada. Y a lo mejor es una manera de odiar. Pero lo que pasa es que lo que no me gusta, lo evito...incluyendo al pepino cohombro”.

Lo dice Germán Santamaría, director de la revista Diners y uno de los mejores cronistas del país. Orgulloso de haber nacido en El Líbano, otrora el más importante municipio cafetero del Colombia.

¿Y por qué odia el pepino cohombro? Porque no resiste su olor tan feo. No sabe el por qué alguien determinó ni con qué criterio que “eso” se comía ¿Y entonces odia todo lo que huele a feo? “No. Hay cosas que huelen a feo, pero que son resistibles.

“Lo que pasa es que el olor a pepino cohombro lo detecto a cuadras y entonces cuando me llega una comida contamida con pepino cohombro, así sea con una mínima cantidad, la rechazo de inmediato”.

¿Y ha tenido alguna experiencia con ese pepino? “Un día me invitaron a una comida y uno de los ingredientes principales era el pepino cohombro. Por protocolo, lo saqué todo del plato y me lo eché al bolsillo del saco y como no cupo seguí con los del pantalón.

Afortunadamente, como siempre, no tenía plata en el bolsillo, porque la plata contaminada de pepino también la debo odiar, por simple lógica”.

El vestido de Santamaría necesitó dos viajes a la lavandería para que regresara a su estado natural y mereciera volver a tener posibilidades de entrar a la vida activa.

¡Si eso no es odio al pepino cohombro, no se cómo se llama!.

Y como al enemigo hay que conocerlo, el director de Diners sabe que cohombro es originario del sur de Asia y fue el mismo Cristóbal Colón quien cometió el error de traer las semillas a América.

silgom@portafolio.com.co .

RIVAS.

Leer es un placer que no lo da otra cosa.... Con Fallaci, uno se enfrenta a otra inteligencia, que refleja rabia y frustración y que está envenenada contra los musulmanes”.

SANTAMARIA.

Yo no odio a nadie ni a nada, pero como todo en la vida tiene su excepción, hay una cosa que odio sin reparos de algún tipo: el pepino cohombro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.