Secciones
Síguenos en:
Carros y espacio público pueden convivir juntos

Carros y espacio público pueden convivir juntos

La esencia de una ciudad civilizada no son las autopistas ni los sistemas masivos de transporte, sino la cantidad y la calidad del espacio público, que hacen parte primordial del amoblamiento urbano.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

La concepción de la organización del espacio público es vital para una ciudad e importante para nuestra convivencia, porque nos afecta a todos.

El no respetarlo ni participar en su conservación y organización es como si a cada uno de nosotros nos invadieran el jardín o la sala de nuestra casa para estacionar o colocar un puesto de ventas.

Guardar orden en el espacio público nos permite contar con una ciudad sin obstáculos, que dignifique la calidad de vida del ser humano. Esto incluye espacios que se denominan privados, tales como unidades residenciales, condominios o centros comerciales, pues igual dentro de ellos la libre circulación como principio constitucional tiene primacía.

De allí la importancia que alcanza el cumplimiento de las normas de circulación vehicular y lo que implica transitar de manera que no se irrespete ni incomode a quien utiliza dicho espacio.

A continuación se resuelven algunas inquietudes relacionadas con el tema: ¿Cuál es la autoridad competente para atender accidentes de tránsito ocurridos dentro de una unidad residencial? Según lo establecido por el Código Nacional de Tránsito, las autoridades deben velar por la seguridad de las personas y de las cosas en las vías públicas y en las vías privadas abiertas al público.

Esto implica que es competencia de las autoridades de tránsito atender los accidentes con vehículos dentro de las unidades residenciales y en general en los espacios como los centros comerciales o los conjuntos residenciales.

¿Es permitido que algunos almacenes o entidades bancarias prohíban el parqueo vehicular frente a su establecimiento? Al respecto, la ley establece que las entidades públicas o privadas –también los propietarios de locales comerciales– no podrán destinar el espacio público frente a su establecimiento para el estacionamiento exclusivo de sus vehículos o el de sus clientes.

En ciertas zonas de Bogotá es bastante común que los dueños de los negocios coloquen vayas u otros obstáculosque no permiten que nadie parquee y de esa forma reservan el campo sólo para los automóviles de sus clientes o los propios.

¿Ante quién se tramita el permiso para la instalación de los denominados ‘policías acostados’ en zonas residenciales? Hay que tener en cuenta que los policías acostados –técnicamente denominados resaltos– sólo podrán ser instalados por la autoridad de tránsito competente acatando medidas de seguridad internacionales con el fin de disminuir la velocidad en zonas que, mediante previo estudio, se demuestre que presentan alto grado de accidentalidad o de peligro.

Ejemplo de ello son las zonas escolares o con alta circulación peatonal, lo que implica que esta es una facultad exclusiva del Estado, que en cabeza de la autoridad de tránsito competente autoriza la construcción de dichos reductores.

Así, a un particular que actúe por iniciativa propia no le está permitido instalar un resalto sin el debido permiso, así este pague por la obra de construcción del obstáculo en cuestión.

¿Quién define los lugares en donde está prohibido el estacionamiento? La autoridad de tránsito es quien define las zonas para estacionar.

De igual manera, puede establecer zonas de estacionamiento restringido, siempre y cuando estén debidamente delimitadas y señalizadas para tal fin.

Por ejemplo, las zonas adyacentes a instalaciones militares o de policía, entidades oficiales, entidades de socorro u hospitales pueden permitir que algunas personas estacionen sus vehículos por un tiempo determinado.

La Ley 769 del 2002 también define los lugares prohibidos para estacionar, como andenes, zonas verdes o espacio público destinado a peatones, vías arterias, autopistas, zonas de seguridad o dentro de un cruce, y en puentes, viaductos y túneles.

Tampoco se permite estacionar en carriles destinados a transporte masivo, como es el caso de las vías dedicadas al sistema Transmilenio, de Bogotá.

¿Cuál es la velocidad máxima permitida en zonas residenciales? El Código Nacional de Tránsito estipula que los conductores deben reducir la velocidad de su automotor a 30 kph en zonas residenciales y en lugares de concentración de personas, así como en zonas escolares, cuando se reduzcan las condiciones de visibilidad, se aproxime a una intersección y cuando las señales de tránsito así lo ordenen.

* ABOGADA EXPERTA EN TRÁNSITO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.