QUIÉN DA MÁS

Espero que no le impresione que se rían de usted como primer interesado en la psychoanalyse en su país. Más tarde le van a reconocer sus méritos . Así le decía en una carta Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, al médico barranquillero Enrique Llamas. Llamas fue el primer latinoamericano que se interesó por el psicoanálisis y comenzó a aplicar las teorías de Freud, 24 años después de su aparición.

02 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Supo de la existencia del padre del psicoanálisis a través de revistas estadounidenses especializadas y fue tal su apasionamiento por sus conceptos que se convirtió en su discípulo y bajo esa condición se atrevió a escribirle. Durante dos años (entre 1920 y 1922) sostuvieron comunicación epistolar.

De aquella correspondencia quedan cuatro cartas manuscritas y firmadas por el prestigioso científico austriaco, de las que nada se sabía hasta ahora que están próximas a ser ofrecidas en subasta pública en Londres.

En sus misivas, Freud alentaba a Llamas a seguir profundizando sus conocimientos en psicoanálisis. Le advertía que no fuera dolerse por los comentarios que le hicieran a su intención, lo orientaba sobre la literatura que debía consultar y lo ponía al tanto de los últimos trabajos hechos y conferencias dictadas, a la vez que le manifestaba su interés por conocerlo.

El doctor Enrique Llamas estudió medicina y cirugía en la Universidad de Maryland de Estados Unidos. Luego estuvo en Alemania donde hizo un postgrado sobre los órganos de los sentidos, y en España, en la Universidad de Barcelona, fue pupilo del profesor Ignacio Barraquer. Con él aprendió a operar las cataratas por aspiración y a hacer injertos de córnea para corregir la miopía.

Llamas ganó enorme prestigio en la época porque curaba la idiotez, la locura y la demencia precoz a través del sistema sicoquirúrgico. Murió hace 15 años.

Los descendientes de Llamas, su sobrino Rafael Díaz Granados Llamas y sus primos José y Alberto Díaz Granados se propusieron encontrar a alguien que se encargara de lo que consideran un legado histórico: las cuatro cartas inéditas escritas por Sigmund Freud, tres en alemán y una en inglés, las únicas que quedan de su correspondencia con el médico colombiano.

Después de fracasar en su intento por que las cartas se quedaran en Barranquilla o en el país, contactaron a tres empresas subastadoras de Londres: la Sotheby s, Christie s y Phillips.

Las cartas serán subastadas el 14 de noviembre por la compañía Phillips, que fue la que hizo la mejor propuesta: un tope mínimo de 2.000 a 3.000 libras esterlinas (dos o tres millones de pesos).

Las cartas, en perfecto estado de conservación, permanecieron archivadas por mucho tiempo en un viejo libro en que el médico Llamas coleccionaba sus escritos. Inclusive llegaron a darse por perdidas cuando el heredero de ese tesoro, Rafael Díaz Granados, abogado de 60 años, a su regreso de un viaje encontró que de su biblioteca habían desaparecido algunas pertenencias, entre ellas el libro que fue utilizado como álbum.

Pensé recuerda que se había perdido y con él las cartas de Freud, de las que nadie más que mi familia sabían que existían. Sin embargo, algún día encontré el bendito libro y fue entonces cuando decidimos hacer algo para evitar que las cartas pudieran extraviarse , dijo.

En una de sus cartas, fechada en Viena (Austria) el 3 de septiembre de 1922, Freud expresa que estaría encantado de encontrarme contigo en cualquier parte, pero yo me siento un poco viejo para ir a Barranquilla .

Freud y Llamas se conocieron en 1924 en Viena. Freud murió en Londres en 1939.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.