Secciones
Síguenos en:
Rezos, un arma de guerra

Rezos, un arma de guerra

Dicen que en las selvas del sur del país, enredada entre la manigua, hay algo más temido que la mera frialdad de la guerra: los rezos y ritos de brujería.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Testimonios de uno y otro bando hay de sobra, incluso de hombres que hoy se han reinsertado a la vida civil, pero que juran que hay guerreros a los que no se les puede matar.

Del ‘Negro acacio’, uno de los jefes más buscados de las Farc, –por ejemplo– dicen que las balas le zumban encima de la cabeza.

“Está rezado. Es un ‘cruzado’ que se hizo proteger y las balas no lo tocan”, dijo el año pasado un raspachín que fue capturado en una operación por la Fiscalía en el sur de Vichada, zona de mayor influencia de ese guerrillero.

Dicen que un chamán brasileño lo rezó y que eso le ha permitido al ‘Negro’, jefe del frente 16 de las Farc, sobrevivir a operaciones del Ejército como la de ‘Gatonegro’, en la que fue capturado el capo ‘Fernandinho’, o la más reciente en la que una ofensiva de la IV División ultimó a dos jefes cercanos pero no pudo dar con ‘Acacio’.

Según el mito, que se ha regado como pólvora en Vichada, ‘paras’, guerrilleros e incluso soldados que combaten en esa zona se mandan ‘cruzar’ (rezar) porque confían más en eso que en estrategia, en agilidad o en arsenal a la hora de sobrevivir.

“Eso me protegió. Nosotros tuvimos días enteros echando bala y ni siquiera quedé herido. Podía ver las balas que pasaban por uno y otro lado. Caían los que estaban al lado pero yo sanito”, dijo a EL TIEMPO un paramilitar ‘cruzado’ de las Autodefensas de Meta y Vichada (Acmv), ya desmovilizado.

Según contó, durante un desplazamiento por un poblado una escuadra de su grupo se encontró con un curandero en un caserío enclavado en las matas de monte de la sabana.

Por 100 mil pesos lo ‘cruzó’ en un ritual del cual no quiso dar más detalles, excepto que siempre debe tener las uñas pintadas de negro.

Por su parte, un guerrillero del frente 43 de las Farc que hasta hace 18 meses actuaba en el área de La Julia (Uribe), confesó que mientras estuvo en el Guaviare reentrenándose, se sometió a un rezo con hierbas que desde entonces, según dice, lo protege.

El padre Álvaro Arango, capellán de la IV División del Ejército, ha recorrido los lugares más recónditos del país buscando almas vestidas de camuflado dispuestas a compartir con Cristo. Dice que hay mucha sugestión en la jungla.

“Hay sitios en medio de la selva donde se debe caminar un mes para llegar hasta donde hay tropa. Los soldados siempre me reciben bien y a veces algunos dicen que los están asustando brujas o espíritus de la selva, pero pienso que hay mucha sugestión sicológica al respecto”, dice.

John Monsalve, a través de estudios profundos y meditación, busca la perfección espiritual. Además de médico alternativo, es experto en temas de energía mental y corporal.

Según dice, la fuerza que tiene el pensamiento es tan grande que no descarta que haya rituales para protegerse de los enemigos o incluso para ‘camuflarse’ y volverse invisible.

100 mil pesos pagó un paramilitar de las Autodefensas de Meta y Vichada (Acmv) para que lo 'cruzaran'. Se desmovilizó en agosto pasado

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.