Secciones
Síguenos en:
Acto de entronización de Alberto II costará dos millones de euros

Acto de entronización de Alberto II costará dos millones de euros

"Esta riqueza es sustentada por tres pilares: el régimen fiscal, la seguridad y la celebridad de la familia reinante", analiza Roger-Louis Bianchini, autor del libro de referencia Mónaco une affaire qui tourne (Mónaco, un negocio que marcha.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

En opinión de Bianchini, Alberto no cambiará nada en esos tres componentes, so pena de poner en peligro la prosperidad del microestado, que registró en 2004 una cifra de negocios de 9.815 millones de euros.

El régimen fiscal monegasco dispensa de impuestos a todos los residentes (salvo los de nacionalidad francesa), y a los herederos legales de derechos de sucesión de todos los bienes, incluso los situados en el extranjero. El legado a un tercero es gravado con un impuesto de sólo 12 por ciento.

"Ya en los años 50, cuando Mónaco no era nada, Rainiero comprendió la importancia que había que dar a la seguridad, a fin que los ricos se sintieran tranquilos en el principado", señala Bianchini. Hoy, cerca de 700 policías, franceses en su mayoría, asistidos por más de 350 cámaras cuyas imágenes son guardadas electrónicamente, velan las 24 horas del día por la tranquilidad de los 35.000 habitantes de la ciudad-Estado. El sistema es de una eficacia rotunda.

En cada cruce de calles del principado, el transeúnte puede ser objeto de un control de identidad. En los hoteles, la presentación de un documento de identidad es obligatoria y transmitida electrónicamente a una oficina de la policía, que verifica si el cliente figura en el fichero de personas buscadas.

La seguridad es tal que los monegascos se jactan de no cerrar con llave sus automóviles. Esto no impide a la gente organizar fiestas que pueden llegar hasta la orgía, pero el espacio público debe ser preservado de todo desorden. Según un conocedor de los asuntos monegascos, que pidió el anonimato, las fiestas de la proclamación en julio costaron dos millones de euros.

Las de la entronización costarán sin duda otro tanto. "Esas festividades, transmitidas por canales de televisión de todo el mundo, están destinadas a hacer la publicidad del principado y, por ende, a hacer venir dinero", estima Marc Giacone, militante ecologista. AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.