ULTIMO ADIÓS AL VIEJO PUERTO DE BUENAVENTURA

ULTIMO ADIÓS AL VIEJO PUERTO DE BUENAVENTURA

Los vientos, en medio del calor pegajoso de la bahía, soplan aquí en distintas direcciones. Por un lado, el sector privado vallecaucano abordó ayer en definitiva el buque de la privatización portuaria en esta ciudad. Si bien no se ha definido quién capitaneará este proceso, porque está pendiente la designación de la sociedad de manejo del terminal, los gremios están optimistas. Por su parte, los últimos 259 trabajadores de la antigua Empresa Puertos de Colombia (Colpuertos) en Buenaventura hicieron cola el miércoles para cobrar, en muchos casos, indemnizaciones millonarias y culminar así el proceso de liquidación de la entidad estatal. La mayoría piensa poner almacenes, pero pocos tienen capacitación laboral.

30 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Alrededor está toda una ciudad que durante los pasados 35 años vivió del puerto: Buenaventura, el municipio más extenso del Valle del Cauca, con el mayor atraso en servicios públicos.

La liquidación de Colpuertos local costó 36.000 millones de pesos. Aun así, el año pasado se registraron utilidades por 21.000 millones. El gerente del terminal de Buenaventura, Ricardo Zanabria Altahona, dijo que la sociedad portuaria que entre a operarlo deberá pagar a la Superintendencia General de Puertos unos 5,5 millones de dólares al año (unos 4.400 millones de pesos) por la concesión.

Pero el negocio es redondo. Para este año se esperan utilidades de 30.000 millones de pesos. La infraestructura se ajusta a los compromisos del presente. El terminal se entrega en óptimas condiciones de operación y con rendimiento similar al de Valparaíso (Chile), el Callao (Perú) o Guayaquil (Ecuador).

Según la jefe de personal, Gloria Esperanza Blanco, salieron 2.321 trabajadores conforme a la Ley 01 de enero de 1991. Permanecen unos 45 empleados públicos, entre ellos el gerente, jefes de sección y de otras áreas administrativas.

Se busca a un capitán La Superintendencia General de Puertos estudia siete propuestas para escoger la sociedad que manejará el puerto a partir de octubre. Una escogencia pasada fue declarada desierta porque los dos proponentes no cumplieron con las exigencias.

El superintendente regional, José Félix Ocoró, dijo que presentaron pliegos la Sociedad Portuaria, la Promotora Portuaria, Idema, Flota Mercante Grancolombiana, Moreno y Rodríguez, Navemar y el Grupo Santodomingo.

Solo tres, la Promotora Portuaria, que encabezan la Gobernación del Valle y varias cámaras de comercio; la Sociedad Portuaria, constituida por empresarios del puerto, y la Sociedad Moreno y Rodríguez, de Bogotá, han visitado las instalaciones.

Por Buenaventura se movilizaron este primer semestre 2,3 millones de toneladas de mercancías, de los cuales 1,3 millones fueron de importaciones, 715.000 de exportaciones y 260.000 de cabotaje. Esa cantidad superó en más de 400.000 toneladas la del primer semestre de 1992.

Con la liquidación de Colpuertos este miércoles, para la mayoría de porteños el terminal dejó de ser atractivo como fuente de empleo. También, por cuestión de números: los braceros y estibadores que ganaban salarios hasta de 400.000 pesos, ahora perciben unos 140.000, y mucho menos los vigilantes y el personal de aseo. Una secretaria vinculada hoy a una cooperativa tiene un salario de 135.000 pesos mensuales. Es la misma suma que pagaba Colpuertos, pero deja de percibir una cantidad casi igual por prestaciones y beneficios de convención.

Al recibir las pensiones, la mayoría de los trabajadores del desaparecido Colpuertos piensa montar negocios y algunos, viajar a Cali, donde creen hay mayores posibilidades de invertir. Otros, como Guillermo Perea, quien en sus brazos y piel muestra sus 21 años como estibador, se dedicarán a la construcción.

Las pensiones son, en promedio, de 700.000 pesos mensuales. Hay algunas que alcanzan los dos millones de pesos mensuales. El valor de las liquidaciones se sitúa entre los 10 y los 20 millones de pesos. Sin embargo, se registran casos de 35 y 40 millones de pesos por 13 años de servicio.

Contra un buen número de trabajadores pensionados pesan dos o tres embargos por hijos concebidos en diferentes mujeres.

Jubilados y pensionados coinciden en que faltó un programa coordinado entre Colpuertos, la alcaldía y el sector privado, para que el personal cesante lograra engancharse en otras actividades productivas. Hay suficientes bachilleres, pero faltan técnicos.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Fabio Grisales, la actividad portuaria seguirá siendo la primera fuente de ocupación en Buenaventura, seguida del comercio y del sector pesquero.

No se puede pensar dijo que la privatización generará desempleo. Sin embargo, la falta de preparación técnica puede ocasionar un contratiempo y obligar a la contratación de mano de obra de otras regiones .

Marcos Castro, presidente del sindicato, afirmó que la organización se mantendrá hasta cuando se hayan pagado las prestaciones sociales a todos los trabajadores vinculados directamente a Colpuertos.

Aquí se dice que no pocas firmas privadas que manejan ahora las operaciones en Buenaventura, proceden de la Costa Atlantica y trajeron personal de distintas regiones.

En general, hay incertidumbre por abandonar el oficio que dio durante más de tres décadas con qué vivir y hasta status social.

Una ciudad sin estadísticas En Buenaventura no hay datos precisos sobre población económicamente activa, desempleo, personal vinculado al comercio o al sector informal.

Por eso, uno de los objetivos de la Cámara de Comercio es constituir un centro de información para proyectar las obras sobre bases concretas.

El alcalde Edinson Delgado Ruiz alertó sobre el alto índice de desempleo que alcanza un veinte por ciento de la población económicamente activa.

Con la privatización se van a disparar los niveles de eficiencia, y esto no representará desempleo, como se piensa popularmente , dijo Víctor González, jefe de operaciones del terminal.

En su concepto, la tecnificación representada en el manejo de contenedores, se compensa con el aumento en el comercio exterior, aunque predominan las importaciones. Antes, el manejo de 250 sacos implicaba una hora. Ahora, el mismo volumen, se mueve en cinco minutos.

Los distintos estamentos coincidieron en que Buenaventura no ha aprovechado la actividad portuaria. Fabio Grisales, de la Cámara de Comercio, señaló que sólo ahora se inicia el desarrollo de la pesca y el turismo. Pero hay atraso en la creación de fuentes de empleo.

Ayer, otros rostros y nombres tomaron posiciones en el puerto para llenar los cargos de los antiguos trabajadores, como fin de un proceso que, pese a las amenazas de huelga, resultó imparable.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.