Secciones
Síguenos en:
TLC: no falta sino lo 'gordo'

TLC: no falta sino lo 'gordo'

Con más fe y esperanza que basados en una situación objetiva, Colombia, Ecuador y Perú llegan mañana a Washington con el propósito de cerrar esta semana las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Luego de 18 meses de negociaciones, cientos de miles de kilómetros/hombre viajando a 13 rondas y otras reuniones intermedias y millones de dólares gastados en los viajes y en la preparación de los mismos, apenas se han cerrado ocho de las 24 mesas del TLC, cuya cita XIV comienza mañana en la capital estadounidense.

Según un diagnóstico oficial, tres mesas están a punto de terminar rápidamente su trabajo, 12 se encaminan hacia la meta y apenas una (la agrícola) aparece con un avance limitado, aunque hoy se sabe que la mesa de medidas sanitarias y fitosanitarias está como en el primer día de la creación.

En un esfuerzo por cuantificar el estado del proceso, el jefe del equipo colombiano, Hernando José Gómez, dijo el pasado viernes que la negociación está avanzada en un 90 por ciento, pero de inmediato aclaró algo que sabe todo el mundo: el 10 por ciento que falta para que esta semana o antes de finalizar el año se cierre el acuerdo es lo más complejo y delicado.

“Ese 10 por ciento es lo que más les duele a las partes”, señaló Gómez, para referirse a los sectores y productos más sensibles y que pueden generar las mayores resistencias y determinar la aprobación o rechazo del TLC en los congresos y, en el caso colombiano, en la Corte Constitucional.

Ese 10 por ciento, seguramente, es lo que llevó al presidente Uribe al dilema expresado el viernes en el congreso de Fedepapa de que le preocupa una mala negociación y le preocupa no cerrarla.

Los demás temas –como acceso de productos industriales al mercado de E.U., considerado una gran ganancia para el país, o cooperación o comercio electrónico–, están en el 90 por ciento restante, pero no significa que falte poco.

Para el Gobierno es claro que en el 10 por ciento está el sector agropecuario, cuyo gremio, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), llega a Washington “con grandes esperanzas de que Estados Unidos mueva las posiciones” exhibidas a lo largo de 18 meses, dijo su presidente, Rafael Mejía.

El ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, ha advertido que, de no remediarse esa situación, Colombia podría aplicar el Plan B, que es no firmar, pero para no llegar a este extremo es que las decisiones difíciles serán tomadas por los ministros y, si es necesario, por los presidentes.

En ese 10 por ciento también está la mesa de asuntos sanitarios y fitosanitarios, que por el manejo que le da Estados Unidos a este tema es el principal obstáculo para las exportaciones agroindustriales colombianas.

Tras la fracasada reunión de esa mesa hace 15 días en Washington, su equipo se comprometió a enviar una nueva propuesta que, según Rafael Mejía, hasta el viernes en la noche no había llegado.

En ese 10 por ciento no puede faltar el sensible tema de los medicamentos sobre el cual E.U. tiene grandes ambiciones que chocan frontalmente con el interés expresado por el Gobierno colombiano de defender el acceso de la población a las medicinas y a los servicios de salud.

Sin respuesta Hasta el viernes no se había establecido si el equipo dirigido por Regina Vargo había flexibilizado su propuesta, que entre otras cosas incluye el patentamiento de plantas.

Es posible que en el 10 por ciento que falta el equipo colombiano incluya el tema de la inversión y la protección que exige Estados Unidos, lo mismo que el de la reserva cultural, que tiene enfrentada a su gigantesca industria del entretenimiento con las industrias culturales de Colombia.

También, ese pequeño porcentaje comprende una definición sobre la exportación hacia los países andinos de productos usados (vehículos, autopartes, repuestos, ropa, electrodomésticos…) y lo que falte de la lista de algo más de 60 productos remanufacturados.

.

¿EL PRESIDENTE DUDA? “Seguramente van a llover rayos y centellas de unos sectores o de otros, pero he vivido acostumbrado a correr, por lo que considero el interés público, todos los riesgos que haya que correr, que se venga el mundo encima, pero eso, si le hacemos unos ajusticos que estamos pidiendo, especialmente en ese sector agrícola, lo vamos a firmar y los vamos a aplicar rapidito. Porque yo no quiero, que el 31 de diciembre del año entrante se diga: ‘Uribe no fue capaz de firmar el TLC, se acabó el sistema de preferencias unilaterales, se nos cerró el mercado de Estados Unidos’”.

Álvaro Uribe hace mes y medio (27 de septiembre , clausura del Congreso de Analdex, Medellín) “Que responsabilidad tan grande, pero yo no sé que es peor si no firmarlo o firmarlo mal”.

Álvaro Uribe Ahora (11 de noviembre, clausura del Congreso de Fedepapa en Bogotá).

AGRO, SIN OFERTA ALGUNA DE ESTADOS UNIDOS En la mesa agropecuaria falta todo: cronograma de eliminación de aranceles, acuerdo sobre los productos sensibles, mecanismos de defensa de estos, vigencia y factores que los activarán, cuotas, aranceles extracuotas, desmonte de subsidios a las exportaciones agrícolas y el tratamiento que se les dará a los cuartos traseros de pollo, de lo cual dependerá la suerte de la industria avícola y de los productores de maíz.

Igualmente, falta una definición sobre el acceso al mercado estadounidense de azúcar, etanol, cárnicos, lácteos, frutas, hortalizas, porque el equipo de ese país no ha hecho oferta alguna. Lo mismo puede decirse de la mesa de asuntos sanitarios y fitosanitarios.

PROPUESTAS DISTANTES EN MEDICAMENTOS E.U. busca proteger los intereses de su industria farmacéutica que, en principio, se oponen a los de la salud pública colombiana. Lo anterior lo conseguiría con una ampliación de la vigencia de las patentes por demoras injustificadas en su otorgamiento y en la obtención del registro sanitario, la protección de los datos de prueba y la conexión entre el Invima y la Superindustria y Comercio antes de conceder un registro. Igualmente, mediante patentes para segundos usos y procedimientos quirúrgicos y terapéuticos.

Su equipo no se compromete a una lucha frontal contra la biopiratería de que son víctimas los países andinos y a reconocer el aporte de los conocimientos tradicionales asociados con los medicamentos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.