Secciones
Síguenos en:
Le robaron el nombre para cometer fechorías

Le robaron el nombre para cometer fechorías

(EDICIÓN BOGOTÁ) INFORMACIÓN GENERAL 1-28 Juan Carlos Lambraño Vargas pide desesperado a las autoridades que capturen a un hombre que le robó la identidad y lo tiene viviendo vidas paralelas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

El verdadero Lambraño es médico general, tiene dos hijos y en los 12 años que lleva en la profesión nunca ha ejercido por fuera de Antioquia. Su impostor ha recorrido medio Colombia y de sus actos han sabido en Arauca, Casanare, Caldas, Valle del Cauca, Risaralda, Quindío, Bogotá y Cundinamarca.

Lambraño, que nunca ha perdido su cédula, dice que no se explica cómo un hombre al que ya conoce por fotografías, y que ni siquiera se le parece físicamente, se consiguió una fotocopia ilegible de su cédula, sacó una contraseña fraudulenta del documento y con ella ha abierto cuentas bancarias, deja deudas, ha trabajado en empresas prestadoras de salud (EPS) y hasta en entidades del Estado.

El médico paisa se enteró de lo que sucedía el 26 de julio del 2004 porque aparecía en dos EPS. Su ‘doble’ también cotizaba por él para pensión.

Para ejercer como médico, el falso Lambraño adjunta el acta de grado que la Universidad de Antioquia le expidió al médico al ‘original’. Además adjunta un diploma falso de internista. El impostor, en el 2003, al parecer recetó un medicamento en una dosis inadecuada y le produjo la muerte a una niña.

Por ese motivo el Tribunal de Ética Médica del departamento de Arauca le abrió un caso a Lambraño.

Además fue reportado a Datacrédito por una cuenta de celular y a la Central de Riesgos Financieros por un sobregiro sin respaldo. En la Fiscalía de Calarcá (Quindío) es cabeza de expediente por un supuesto caso de estafa.

Le tocó ir a Cartago a responder por un carro que el otro Juan Carlos compró.

Pero quizás lo más insólito es que dos años atrás Lambra-ño llamó a Arauca, donde había rastreado a su 'otro yo' y lo enteraron de que él era padre de una niña de 1 año, a quien el ‘falso’ había reconocido. También se hizo acreedor a una demanda por inasistencia alimentaria Hace un año la Fiscalía de Riosucio (Caldas) capturó al 'otro' Juan Carlos, pero fue dejado en libertad porque el delito de suplantación es excarcelable.

En consecuencia, salió y continuó haciendo de las suyas con el nombre de otro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.