Secciones
Síguenos en:
Libro que no deja dudas

Libro que no deja dudas

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Representantes de una treintena de medios de comunicación españoles y de América Latina y miembros de la Real Academia de la Lengua de varios países entregaron ayer al rey de España el pri-mer ejemplar del Diccionario panhispánico de dudas.

Se trata de un diccionario que absuelve las dudas de nuestro idioma y que, como novedad, tiene en cuenta los distintos matices, acepciones y usos de cada palabra en América. También da indicaciones, ofrece ejemplos y señala errores.

Es el resultado de un es-fuerzo conjunto, realizado por las 22 academias de la lengua, que han trabajado en él durante seis años. En 880 páginas se incluyen 7.250 entradas.

“El Diccionario panhispánico de dudas será una norma de referencia básica”, dijo Víctor García de la Concha, presi-dente de la Academia, en la reunión de presentación con los medios de comunicación. No es un prontuario de lo correcto y lo incorrecto –añadió–, sino una obra abierta, que muestra la variedad y riqueza polisémica del español”.

Del bluyín al vaquero Un ejemplo de ello es la palabra bluyín, que no aparece en el Diccionario de la Lengua Española, y que figura en el de dudas como sinónimo de vaquero, usado en España.

También incluye e-mail, aunque en este caso advierte que su uso es innecesario porque existen otras maneras de denominarlo en español: correo electrónico o cibermensa-je. Señala que anteponer la e, como se hace en inglés para indicar que algo es electróni-co, constituye un error.

Veta el uso de cancillera (debe ser la canciller), de tipear, puesto que existen mecanografiar, dactilografiar y pasar o escribir a máquina), y de media para referirse a los medios de comunicación.

Adopta y adapta palabras que muchos encuentran raras: cáterin (servicio de suministro de comidas), cátsup (kétchup o salsa de tomate), yóquey (no joquei, como aclara: jinete profesional) y jipi (hippie o hippy).

El diccionario también aco-ge variedades porque tiene claro que hay distintas maneras válidas para una sola palabra. Es el caso de computador, que puede ser computadora u ordenador. Aclara que el femenino es usado en casi toda América Latina, menos Chile y Colombia.

Un esfuerzo común “Es una plataforma de coin-cidencia”, dijo el presidente de la Academia de Chile. “Hemos coincidido en el 90 por ciento de las dudas y soluciones”. La iniciativa nació de ese país, que vio la necesidad de ir a la calle y solucionar las dudas de todos los hispanohablantes.

En el banco básico del Diccionario panhispánico de dudas hay cerca de medio millón de registros. La Real Academia Española atiende alrededor de 450 consultas diarias por Internet, que, sumadas a las que reciben las academias americanas, fueron el punto clave de trabajo en la construcción del libro. Se apoyó, además, en libros de estilo de diversos periódicos y medios de comunicación.

“Este es un punto de partida, no de llegada”, advierte García de la Concha.

“Mañana tendremos que empezar a ampliar y enriquecer el diccionario, que estará en constante dinamismo para recoger el español habitual".

Los medios de comunicación emitieron una declaración, que fue leída por el colombiano Alberto Casas. En ella se comprometieron a continuar la labor emprendida por las academias mediante la adopción del diccionario como norma básica de referencia.

Después de una reunión previa de trabajo, el miércoles, esos mismos representantes de los medios acudieron ayer al Palacio de la Zarzuela a hacerle entrega oficial al rey, que es el presidente de honor de la Fundación pro Real Academia Española.

Su título no es protocolario. Fuentes de la institución dijeron a EL TIEMPO que Juan Carlos I muestra un interés especial por el español y es consciente de la importancia de América Latina en los temas concernientes al idioma.

Colombia, entre los primeros Con una tirada inicial de 150 mil ejemplares, esta semana se empezará a vender el diccionario en España y Colombia. En el primer país costará 29,95 euros y en América será un poco más barato: entre 24 y 25 dólares (unos 80 mil pesos). Dentro de pocos días también aparecerá la edición electrónica en internet. Editorial Santillana, que es la casa editora, aspira a vender un millón de ejemplares en el primer año. La edición para América Latina fue impresa en Colombia. El próximo proyecto de la Academia es una gramática Panhispánica

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.