Secciones
Síguenos en:
Empleados civiles de Mindefensa

Empleados civiles de Mindefensa

(EDICIÓN BOGOTÁ) (OPINIÓN 1-17) Existe en Colombia una actitud hacia el ramo de la defensa y la seguridad de la nación, que tiende a igualarlo con los demás de la administración pública. No se entra en consideraciones sobre la misión que la sociedad confía a quienes integran los organismos que deben protegerla y, con ella, al Estado que constituye para que la gobierne. No se trata de privilegios ni de concederle primacía sobre la ciudadanía, sino de aceptar que por su misma naturaleza quienes militan en las filas de los organismos armados y de cuantos sin uniforme desarrollan funciones complementarias de sus delicadas tareas, deben llenar requisitos que no se exigen a los funcionarios públicos corrientes. De ahí el fuero militar para los primeros, tanto en lo penal como en lo disciplinario, y la necesidad de un régimen especial para el elemento civil al servicio de las Fuerzas Armadas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

La Carrera Administrativa y la Gerencia Pública conforman lo que la Ley 909, del 2004, denomina Función Pública, en hora buena regida por este instrumento jurídico. Varios intentos se habían hecho para crearla, sin que en la práctica el asunto hubiese llegado a operar debidamente, en parte porque no se crearon simultáneamente los organismos responsables de llevar a la práctica la letra de la ley, en parte, quizá en mayor medida, porque la politiquería se atravesaba a la hora de dar estabilidad y permanencia a la función pública, para hacer fortines políticos de ciertos organismos del Estado.

La Ley 909 se ocupa a fondo de organizar tanto la Carrera Administrativa como la estructura orgánica necesaria para darle realidad, con lo cual se llena un vacío y se busca corregir anomalías innegables en el manejo de personal en todos sus aspectos, en particular en el llamado meritocracia, vocablo que no necesita comentarios explicativos porque lo dice todo. Lo malo es que no se aplique en los procesos selectivos de ingreso y egreso de los servidores públicos.

En el ramo de Defensa, la filosofía de la Ley 909 se aplica desde hace medio siglo. Civiles y militares son sujetos de atenta observación. El reglamento exige llevar folios de vida con registro sobre desempeño del cargo, méritos, cualidades, fallas, estímulos, sanciones, cuyo conjunto traza el perfil de la persona. Calificaciones anuales evalúan conceptual y numéricamente a cada individuo, lo que constituye la base de ascensos, traslados, condecoraciones, cursos.

Al definir su campo de acción, la Ley 909 incluye a todos los empleados civiles del Ministerio de Defensa, Fuerzas Militares, Policía Nacional y entidades descentralizadas adscritas o vinculadas a dicho Ministerio. Al enumerar los principios de la Función Pública, contempla igualdad, mérito, moralidad, economía, eficacia, imparcialidad, transparencia, celeridad y publicidad. Excelente. Pero olvida lo que da pie a las presentes reflexiones: confiabilidad, base del desempeño de cargos que implican el delicado manejo de materias secretas, confidenciales y reservadas, que demandan comprobada lealtad, de la cual depende tal confiabilidad.

El servicio de militares y civiles es lo que permite determinar la existencia y posesión de tales condiciones, después del indispensable período formativo. El concurso está bien en procesos selectivos para llenar vacantes o proveer nuevos cargos. Pero no para someter personal idóneo y confiable a una competencia en áreas generales del conocimiento ajenas a sus cargos. Es subordinar lo conocido y probado a una teoría general. Materias como la inteligencia, las operaciones de combate, la preparación de planes militares, las radiocomunicaciones y la telefonía en general, la informática, amén de muchas otras, como la medicina y la enfermería, exigen comprobada reserva profesional. ¿Y qué tal choferes, mecánicos, secretarias?.

Grave sería la pérdida cuantiosa de personal con tales características, por calificaciones inferiores a las de competidores desconocidos. Y grande, además, el riesgo de infiltración en las condiciones que vive el país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.