Secciones
Síguenos en:
Perestroika: veinte años después

Perestroika: veinte años después

Este hombre, nacido en la antigua Unión Soviética y miembro del Partido Comunista de su país no fue otro que uno de los principales aliados de Mijael Gorbachev, ex premier de la Urss, en la dura lucha que sostuvo ‘Gorby’ con el propósito de adoptar la conocida Perestroika, la cual cumple veinte años por esta época.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Una sola pregunta fue la que dio inicio a la perestroika y la hizo el propio Gorbachev en sus primeros discursos frente al politburó de su partido: “¿Cuál es el alcance del nuevo pensamiento político? En realidad, ‘este abarca toda la problemática principal de nuestra época(…)”.

Así de simple. Con esta franqueza casi occidental se inició una de las transformaciones mundiales más importantes del siglo XX.

La coyuntura del mundo de mediados de los años ochenta se desarrolló en el contexto de la Guerra Fría. Las acusaciones de lado y lado de los dos mundos en confrontación hizo que la realidad superara las ideologías, y lo hizo Gorbachev, el hombre que fue definido por la revista Time como un individuo que “Tiene una sonrisa amable, pero dientes de acero”.

Este hombre propuso una serie de reformas que en el aspecto político tenían un alto componente de reestructuración administrativa y en el ámbito económico una apertura hacia el mundo que fue denominada glasnot.

El mismo Gorbachev definió que la política tiene que basarse en realidades.

La visión del líder soviético ubicó la discusión en un punto de pragmatismo sin igual. Su perspectiva audaz y sensata lo proyectó como un hombre del siglo XX que junto a Juan Pablo II, Ronald Reagan y Margaret Thatcher, lograron darle un timonazo a la historia de la humanidad.

El dilema entre ser aliado de Estados Unidos o de la Unión Soviética fue remplazado por el de ser patrocinador de la democracia. Las lecciones de economía se desplazaron de lo ideológico a lo real. La díada de dos mundos pertenece al pasado comparado con el frenético síntoma de cambio que produce en el ser humano la idea de la globalización. A esto le apostó Gorbachev.

El llamado en su momento por Ronald Reagan Imperio del Mal, es hoy un conjunto de países que buscan su inserción en el mundo con ideas y cometidos modernos. La lucha que encaran los países de la ex Unión Soviética se reduce a encontrar un papel que definió el propio Gorbachev como “El tiempo corre y podemos perderlo. Hay que actuar. La situación no permite esperar el momento ideal: el diálogo amplio y constructivo es necesario hoy (...) Estamos lejos de pensar que sólo nuestro enfoque es el veraz. No tenemos recetas universales, pero estamos dispuestos a buscar, franca y honestamente, junto con Estados Unidos y los demás países, las respuestas a todas las interrogantes, aun las más difíciles”.

No cabe duda de que la ex Unión Soviética está viviendo un período crucial.

La crítica situación de los nuevos países producto de la perestroika, hace que el mundo entero se fije en ellos de una forma distinta, con imaginación y mucha dinámica bajo la óptica de consenso y colaboración. Un escenario imposible de prever hace treinta años.

Las ventajas de tener un mundo menos conflictivo. La posibilidad de interactuar con los países de la anterior Unión Soviética, hace que la economía global adquiera más espacios de negocios y mejores planes de expansión en esta materia. El mundo comprende y acepta esta política: la perestroika ha vivificado el conjunto de la sociedad.

La justificación del líder soviético impulsor de la perestroika fue que con esta posición en política exterior había para el mundo un necesario “tiempo de respiro”.

Pero esa exhalación se tradujo en una situación de cambio permanente y, de forma rápida, el anterior escenario de confrontación dio paso a uno de lucha sí, pero de mercados y no de geopolítica exclusivamente.

La percepción actual es positiva en el sentido de interdependencia entre el mundo capitalista y los países de la ex Unión Soviética. La lucha de clases desapareció como centro de la política internacional y, en cambio, la paz fue vista como un objetivo común.

Para algunos analistas, Gorbachev, definió como un “hogar común europeo” a la Unión Europea que a pesar de la radical diferencia existente entre las instituciones políticas de las naciones del antiguo continente; esta evolución, que pudo ser tildada de puro cambio táctico, acabó por traducirse en un giro de fondo con el paso del tiempo.

Para América Latina, el nuevo esquema de relaciones con los países rusos tuvo dos enseñanzas en particular. La primera fue la fractura que se presentó entre los grupos armados al margen de la ley y la ayuda ideológica y financiera que prestó en su momento la Urss.

Este rompimiento fáctico trajo como consecuencia un manejo diferente de los conflictos internos por parte de los países que los tenían. Esta acción tuvo como consecuencia un realinderamiento de fuerzas en unos casos a favor de lo institucional (caso Colombia), o en otros (El Salvador) un equilibrio que desencadenó en una negociación como fórmula para resolver el conflicto salvadoreño. La segunda lección fue el estrecho vínculo entre las fuerzas delincuenciales de cualquier país del mundo con las de los países de la ex Unión Sovietica. La globalización del delito alcanzó estos países asiáticos.

Por estas razones la fecha conmemorativa de los veinte años de la perestroika no puede pasar en vano. Menos aun la enseñanza de hombres que como Gorbachev o Yakovlev le dejaron al mundo: mirar más allá de las fronteras para bien o para mal.

La crítica situación de los nuevos países producto de la perestroika, hace que el mundo se fije en ellos de una forma distinta, con imaginación y mucha dinámica ”.

Pedro Viveros Tarquino Especial para PORTAFOLIO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.