Secciones
Síguenos en:
Misteriosa desaparición de una abogada bumanguesa

Misteriosa desaparición de una abogada bumanguesa

En un enigma que completó cuatro meses sin aclararse se convirtió en esta región el paradero de una abogada bumanguesa que trabajaba en la Fiscalía y de quien se perdió todo rastro después de que el 29 de junio pasado ingresó a Chile en búsqueda de los familiares de su padre, quien había nacido en ese país.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

“Tan ingrata Jacqueline, se fue de vacaciones a Chile y no nos ha llamado ni a saludar”. Esta era la única respuesta que los familiares de Jacqueline González Santos, de 37 años, recibían de compañeros de trabajo de la Fiscalía Primera de Bucaramanga donde laboraba la madre de dos niños.

La única comunicación que se tuvo de la mujer fue un día después de su partida cuando su esposo, Bernardo Ramón, la llamó al celular para conocer su paradero, pues la profesional decidió viajar vía terrestre para conocer Ecuador y Perú.

“La comunicación era muy mala, así que solo logramos saber que estaba bien, pero no supimos en que lugar estaba exactamente porque la llamada se cortó”, contó Patricia González, hermana de Jacqueline quien no había recibido ningún tipo de amenazas por su trabajo.

La mujer, que solicitó a la Fiscalía una licencia de dos semanas para viajar a Chile, tenía previsto su regreso a Colombia la última semana del mes de julio, pues el primero de agosto debía presentarse en el trabajo.

Pero, sin ninguna explicación, ese día Jacqueline no llegó sino que envió a la Fiscalía en Bucaramanga un fax desde la ciudad de Santiago de Chile donde presentaba la renuncia que el organismo investigador le aceptó diez días después.

“Al principio no nos preocupó que mi hermana no llamara, pensamos que quizá quería ahorrar para comprarles regalos a los niños o por simple conchudez.

Pero la supuesta renuncia nos alteró porque hay ciertas irregularidades en esa carta”, aseguró Mauricio González, hermano de la desaparecida.

Según los familiares de la abogada, la firma que aparece en la renuncia no es la misma de su cédula ni la que aparecen en los documentos firmados por ella. Además, agregan sus conocidos, la redacción de la carta no corresponde al estilo usado habitualmente por Jacqueline.

Ante la prolongada ausencia los familiares de Jacqueline acudieron el 22 de agosto pasado al Consulado de Chile en esta ciudad donde les informaron que el 29 de julio pasado la mujer había entrado al país, pero no se registraba a cual ciudad. “No sabemos por qué la Fiscalía aceptó la renuncia. Estamos seguros que la carta de mi hermana era un mensaje pidiendo auxilio, ella debe estar retenida y a pesar de que instauramos una denuncia nadie hace nada”, dijo Patricia González.

Mientras fuentes de la Fiscalía dijeron que habían notificado del caso a la Interpol, miembros de la Oficina Internacional de Policía Criminal aseguraron que aún no han comenzado la búsqueda porque están confirmando aún la solicitud de la Fiscalía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.