Secciones
Síguenos en:
¿Qué hacer con el DAS?

¿Qué hacer con el DAS?

En la teoría de las políticas públicas existen los llamados “hechos focalizadores”, que son acontecimientos extraordinarios que concentran súbitamente la atención pública sobre instituciones o políticas y aceleran cambios largamente aplazados, pero que son necesarios e inevitables. Es lo que acaba de suceder con el DAS: después del último escándalo, esta institución no podrá seguir siendo la misma.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

En efecto, las denuncias sobre infiltración paramilitar en este organismo de inteligencia son demasiado graves para la seguridad nacional, para el Gobierno... y para el mismo DAS. Por su impacto, son equiparables a los espantosos hechos de la violación y asesinato de una niña en una estación de policía en Bogotá, que conmocionaron al país y desataron una cadena de reformas necesarias para la Policía Nacional. Tan preocupante es la situación, que el mismo presidente Uribe ha decidido enfrentar directa y personalmente el problema e, incluso, no ha descartado la idea de cerrar definitivamente el DAS. Sin ir tan lejos, creo más bien que ha llegado el momento de salvar esa institución con reformas radicales para recuperar su verdadera misión, que se ha ido perdiendo, desdibujando y contaminando con el paso de los años. Esta pérdida del rumbo está en la base de la crisis sin antecedentes que hoy padece esa entidad.

El DAS debería ser exclusivamente el órgano que produce la inteligencia estratégica del Estado, concentrándose en anticipar y analizar las dinámicas estructurales de las principales amenazas contra la seguridad nacional y la seguridad del Estado. Pero para especializarse y desarrollar esta necesaria función con eficacia tendría que dejar de hacer la increíblemente dispersa y abundante cantidad de tareas que se le han ido añadiendo y que no le corresponden, porque son propias de otros organismos del Estado. Este exceso de funciones, el gigantismo de la entidad y la falta de controles han creado el ambiente propicio para la corrupción y su infiltración por grupos al margen de la ley.

El DAS debería dejar de llevar los registros y de expedir los certificados judiciales de los ciudadanos, pues esta tiene que ser labor de la Fiscalía General de la Nación; también debe dejar de hacer el control migratorio, que en muchos países del mundo es labor de entes adscritos a ciertos ministerios; así mismo, dejar de ser el enlace con la Interpol, función que, por tratarse de un ente de cooperación entre policías, es desempeñada por la policía del país respectivo; tampoco seguir realizando funciones de policía judicial, pues para ello están el CTI y la Dijín; finalmente, debe dejar de ser un cuerpo de escoltas de funcionarios públicos, labor más propia de un cuerpo especial de la Policía Nacional.

La reforma del DAS hay que enfocarla hacia su consolidación como una agencia de carácter civil, especializada en la inteligencia estratégica, con altos niveles de profesionalismo y dotada de tecnologías de punta. Debe dejar de ser una especie de policía paralela y de cuerpo de asalto que hace capturas, allanamientos y actividades forenses y de criminalística. La inteligencia estratégica que tiene que realizar el DAS hay que separarla de la investigación criminal que realiza el CTI. Son dos funciones diferentes y necesarias, que requieren capacidades y personal especializado para realizar labores y obtener resultados distintos.

La acción presidencial sobre el DAS debe ir mucho más allá del descabezamiento de su cúpula. Se requiere de reforma a fondo y es el momento apropiado para hacerla. Yo sugeriría la conformación de una comisión de alto nivel, compuesta por expertos nacionales con fuerte asesoría extranjera, que en el término de dos meses produjera unas recomendaciones operativas, organizacionales y doctrinarias para recuperarle al DAS su misión perdida.

Sería la forma de empezar a hacer de un escándalo una oportunidad dorada para darle al Estado el organismo de inteligencia estratégica del que hoy carece.

.

ALFREDO RANGEL SUÁREZ *

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.