Secciones
Síguenos en:
Pto. Boyacá, en emergencia

Pto. Boyacá, en emergencia

Lo primero que hace Beatriz Romero al despertar es mirar hacia el suelo para ver si alguna culebra está merodeando a sus hijos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Desde que supo que un vecino, llamado José Gustavo Acosta, murió luego de ser atacado por una serpiente mapaná que llegó con las aguas del río Magdalena que inundaron su casa y cinco barrios de Puerto Boyacá, esta mujer de 37 años, y madre de cinco pequeños, no puede dormir tranquila.

Después de inspeccionar cada uno de los rincones del estrecho rancho de 16 metros cuadrados donde vive, a orillas del caudal, comprueba que su drama lo viven todos sus vecinos del barrio Villa del Río, antiguo Zapata, de la localidad.

En unas 50 casas este sector del municipio flotan las camas, los asientos, los ventiladores y los pocos enseres de quienes allí habitan. Algo similar ocurre en sitios como Chambacú, Brisas Alto y Brisas Bajo y Caracolí, donde habitan unas 300 familias de los estratos 1 y 2.

Los niños, sin saber qué pasa realmente, juegan entre el agua. Entre tanto Carlitos, de cinco años, se rasca las ronchas que le han brotado en sus piernas y que ya le empiezan a sangrar. “Esos granos me salieron porque el río está muy picho”, comenta el pequeño.

Analizan desalojo Según el capitán Fernando Yepes, comandante de los bomberos de la población, esta situación es recurrente. Dice con resignación que lo único que se puede hacer es prevenir a la comunidad sobre las crecientes del río y ayudar en cualquier emergencia.

El problema, según el oficial, se produce porque esos barrios fueron levantados en la parte baja del pueblo, en la margen derecha del río, y por eso es inevitable que tengan problemas cuando este se desborda .

A pesar del drama, los pobladores siguen habitando las zonas de alto riesgo.

Incluso, en 1996, los habitantes de Villa del Río fueron reubicados pero la mayoría decidió regresar a sus casas antiguas al poco tiempo, luego de vender las viviendas que les fueron donadas.

Es por eso que allí, según Jhon Jairo Pérez, jefe de Planeación del municipio, no se puede hacer nada para solucionar el problema. A ellos, explica el funcionario, se les ayudó lo suficiente y en estos momentos no tenemos recursos económicos. Autoridades consultadas explicaron que están estudiando la posiblidad de hacer un desalojo.

Por su parte, los lugareños dicen que vivir en otro lado es muy costoso porque no tienen trabajo para pagar los servicios.

Entre tanto, los demás barrios como Chambacú, Brisas Alto y Brisas Bajo y Caracolí serían apoyados con un proyecto en el que trabaja la administración municipal.

CIFRA 300 Familias han resultado damnifacadas por las inundaciones que el Mágdalena ha provocado en Puerto Boyacá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.