Secciones
Síguenos en:
Plan B de la oposición

Plan B de la oposición

Si la Corte Constitucional no le daña el caminado a la reelección del candidato-presidente; si el paso fino del caballo reeleccionista, bien herrado y alimentado, sigue sonando en los adoquines con el ruido de una marcha imperial; si la señal de partida de las elecciones presidenciales se inicia en desigualdad de condiciones, la oposición va a tener que diseñar un Plan B para sobrevivir en los próximos cuatro años.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

No soy el único que piensa que, de darse la reelección del presidente Uribe, el triunfalismo va a tener alimento de sobra para engordar el unanimismo que se ha estado cebando en el país en los últimos tres años. No soy el único en temer que lo que es ahora preocupante se convierta en legítimamente escandaloso. ¿Qué va a pasar cuando los desmovilizados de las Auc ocupen posiciones en la administración pública de departamentos y municipios y consigan importantes curules en el Congreso? La nueva fuerza electoral, que ya lo era mediante la presión de las armas, no va a ocupar la escena política para actuar contra el Presidente, ni siquiera si decide extraditar a unos pocos ‘negociadores’ de Ralito.

Le va a facilitar la gobernabilidad, pues si hay algún lugar donde puedan escampar ideológicamente ese lugar es el uribismo. Resulta que este es el modelo de derecha ‘civilizada’ ofrecido a la derecha que sale de la barbarie.

Entiéndase bien. A estas alturas del partido, el uribismo puede prescindir de Uribe. En la línea de sucesión al trono, lo que importa es un proyecto de Estado.

Por ejemplo: chuparle rueda a la cruzada ‘antiterrorista’ de Bush; escuchar y seguir los consejos del FMI y el Banco Mundial en materia económica; debilitar las funciones sociales del Estado para favorecer al capital multinacional; fortalecer la inversión en seguridad para detener a dos enemigos –guerrilla y narcotráfico– que no han sido tocados sensiblemente en su capacidad operativa.

Viniendo de donde viene como proyecto ‘antisubversivo’, las Auc desmovilizadas van a darle más pasto y melaza al principio de ‘autoridad’ del uribismo, señalando a la oposición como una corriente antipatriota.

Y si no se purga el estómago de los organismos de seguridad, vamos a padecer la diarrea de una conspiración antidemocrática embozada en un organismo clave del Estado.

En tres años de mandato, el Presidente ha conseguido que sus mayorías lo confundan con la patria.

El efecto se perfecciona en su estilo de gobernar: no hay baile al que no asista ni fiesta donde no toque su orquesta. Este modelo de ‘democracia directa’ es contradictoriamente afín a los modelos cubano y venezolano.

Uribe, sin embargo, le ha infundido una fuerza mediática de campaña: en los ‘realities agropecuarios’, perdón, consejos comunitarios, y en la comparecencia pública del gobernante en eventos que merecerían una simple rueda de prensa.

Veamos: la acera como despacho presidencial a raíz del miserable atentado a Vargas Lleras, todas las emisoras de televisión y radio encadenadas para anunciar medidas preventivas contra el peligro inminente de una tormenta tropical; el Presidente en las exequias del gran Emiliano Zuleta. ¿Irá a Cartagena a coronar a la Señorita Colombia? De esa homologación psicológica y política –variante moderna de “el Estado soy yo”– se va a alimentar el mesianismo neopopulista del nuevo gobierno.

¿Dónde queda el espacio de la oposición, con ley de garantías o sin ella? ¿Con cuáles recursos y con qué clase de protección va a actuar?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.