Secciones
Síguenos en:
El poder de la naturaleza en su motor

El poder de la naturaleza en su motor

El pasado viernes se inauguró oficialmente la primera planta de alcohol carburante en Colombia, en El Ortigal-Miranda, departamento del Cauca, la cual demandó una inversión de 20 millones de dólares. Tiene una capacidad de producción de 300 mil litros diarios, que sumados a los que producirán las otras cuatro plantas, tres de ellas ubicadas en el Valle y una en Risaralda, completarán 1 millón de litros que diariamente se estarán mezclando en una proporción del 10 por ciento con la gasolina motor, para expenderla como biogasolina en las estaciones de servicio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Es el primer paso de una larga marcha que ha emprendido el país en el uso de los biocombustibles, que empieza con la biogasolina y continuará con el biodiesel, a partir de la mezcla de bioetanol anhidro con la gasolina en el primer caso y aceite con el diesel, en el segundo. De este modo, se empiezan a sustituir, de manera gradual y progresiva, los combustibles de origen fósil, que son contaminantes, costosos, escasos y que se nos agotan, por otro renovable, limpio y abundante. Todo ello será posible, gracias a mi ley 693 de 2001, que desbrozó el camino para que Colombia diera este trascendental paso.

A partir del primero de noviembre, en los departamentos de Cauca, Nariño, Valle y el Eje Cafetero sólo se expenderá la biogasolina en todas sus estaciones de servicio, pues esta es una obligación legal. En breve término se extenderá su uso a todo el territorio nacional, pues las distintas regiones contarán con las plantas de destilación para producir el bioetanol para la mezcla, en algunos casos, como este, derivado de la caña de azúcar, pero en otros provenientes de la yuca, el maíz o la remolacha, entre otros.

A mediano plazo, el bioetanol producido en Colombia irrumpirá en los mercados internacionales, en donde ya se transa como un comoditie más.

No hay nada que temer. Las autoridades han tomado las medidas, tanto reglamentarias como operativas, con el fin de que la entrada al mercado de la biogasolina se dé sin mayores traumatismos. Con la mezcla se mejorará la calidad del combustible, pues gracias a ella se ganarán entre 3 y 4 octanos por galón, según que la gasolina sea corriente o extra y las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera se reducirán gracias a su oxigenación, como resultado de la mezcla.

Cuando esté en plena marcha este programa, en una primera etapa se requerirán 2 millones de litros diarios, será necesario disponer de los volúmenes de materia prima agrícola como insumos, cuya producción contribuirá a la reactivación del campo colombiano. Se estima en 3 puntos del PIB el impulso que le dará a este agobiado sector el desarrollo de esta audaz iniciativa. Además cuanto mayores volúmenes de bioetanol se consuma en el país, menos dependeremos de los crudos y sus derivados, lo que a la postre redundará en ahorro de divisas.

Claro que habrá que tomar algunas previsiones y así lo ha advertido el Gobierno. Hay que velar por la calidad de la mezcla por parte del mayorista, que es el responsable de la misma, evitando sobre todo la contaminación de la biogasolina por el agua u otros materiales extraños provenientes del entorno. No hay que hacerle ninguna adaptación o cambio al motor, solamente realizar un mantenimiento previo al vehículo y revisar periódicamente el filtro de la gasolina, para evitar obstrucciones. Especial cuidado merece el tanque del combustible, que debe estar libre de la presencia de agua, ya que esta, además de corrosiva, dada su fuerte afinidad con el alcohol, provoca la “separación de fases” por saturación, arrastrándolo consigo al fondo, perdiéndose la homogeneidad de la mezcla. Sólo en el caso de los vehículos de modelos anteriores a 1985 es indispensable el cambio de las mangueras y sus abrazaderas, así como las uniones, que van del tanque hasta el carburador. En todos los casos, conviene sincronizar el motor después de la primera tanqueada con biogasolina.

El primero de noviembre marca un hito histórico, como lo fue la década del 80, cuando por primera vez se empleó el gas natural comprimido como combustible en los automotores.

www.amylkaracosta.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.