Secciones
Síguenos en:
Davivienda dio la pelea, pero Bbva le ganó en recta final

Davivienda dio la pelea, pero Bbva le ganó en recta final

Los directivos del Bbva llegaron ayer decididos a quedarse con Granahorrar. Tanto, que montaron en el Centro de Convenciones de Bogotá, escenario de la subasta, un salón especialmente decorado para celebrar la compra, hasta con meseros, y llevaron una comitiva de 15 personas, cinco de las cuales venían directamente de la casa matriz en España. (VER CUADRO: CAMBIOS EN EL LIDERAZGO DE LA BANCA)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de noviembre 2005 , 12:00 a. m.

Efectivamente lograron comprar a Granahorrar, lo que les permitirá convertirse en el tercer grupo financiero del país, después de Grupo Aval y Bancolombia.

Desde las 8 de la mañana empezaron a llegar banqueros y funcionarios del Ministerio de Hacienda y del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín) para ser testigos de una de las privatizaciones más esperadas en el sector financiero, pues esta no solo implicaba la reivindicación del Gobierno después de su fracaso al no conseguirle cliente a Bancafé, sino que además era uno de los compromisos con el Fondo Monetario Internacional.

Cinco bancos habían comprado el derecho a participar en la subasta. El primero en llegar fue el presidente de Colpatria, Santiago Perdomo, acompañado por unos cuantos asesores, que cargaban unos sobres pesados con todos los documentos para la oferta.

Luego la misma imagen se repitió con la comitiva del Bbva, que fue la más numerosa, y le siguió el Grupo Aval, representado en el Banco de Bogotá.

El séquito de Aval era el segundo más nutrido (10 personas) y además tenía la particularidad de contar con el hijo del dueño: Luis Carlos Sarmiento junior.

Poco antes de que se cerraran las puertas del salón en donde se realizaría la subasta, llegó la comitiva de Davivienda, que tenía listo un crédito con el Banco Mundial para participar fuerte en la puja.

A las 9 a.m. se cerraron las puertas y el gran ausente fue el Banco Santander, el cual no solo compró el derecho a participar, sino que incluso influyó para que la subasta se retrasara dos días y así tener mejor tiempo para realizar su oferta.

Sobres en las urnas Los cuatro interesados pusieron sus ofertas en unas urnas de cristal (que todo el tiempo estuvieron custodiadas por un celador) y el director de Fogafín, Juan Ricardo Ortega, procedió a abrirlas. Se hizo una primera pausa de hora y media para revisar que todos los documentos estuvieran en orden y mientras tanto la tensión reinaba en el salón, en donde en ese momento había más de 100 personas.

Para matar el tiempo, comenzaron las pollas sobre quién sería el posible comprador. Entre 29 funcionarios del Gobierno se hizo una apuesta de 10.000 pesos cada uno. Quien puso el precio más alto fue el presidente de Granahorrar, Alberto Montoya, quien dijo que aspiraba a un valor superior a los 800.000 millones de pesos y fue tachado de ‘muy optimista’, pues el precio base de la subasta era 438.000 millones.

A las 10:30 a.m. se volvieron a reunir todos los asistentes y el paso siguiente fue revisar la idoneidad de los participantes. Un nuevo receso y a las 11:15 a.m. se abrieron los sobres.

Davivienda sorprendió con 857.000 millones de pesos. La segunda oferta más alta fue la del Bbva, con 813.000 millones y así sacaron del proceso a sus otros dos contendores.

En ese momento empezó realmente la puja, pues el Bbva tenía derecho a hacer una oferta más alta y luego Davivienda, y así sucesivamente.

Cada vez que se anunciaba un precio se daban diez minutos para ofrecer un valor más alto y las comitivas de cada banco salían del salón para hacer sus cuentas.

A las 11:45 de la mañana era necesario ofrecer más de 969.000 millones de pesos para quedarse con Granahorrar, un banco que lleva siete años en poder del Estado, que recibió los créditos del BCH, y está saneado.

En ese momento el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, llegó sonriente al salón para presidir la última etapa de la subasta. Para el Gobierno también era inesperado el nivel en el que iba.

El Bbva ofreció 970.000 millones y ante ese precio Davivienda tuvo que desistir. Carrasquilla y los presidentes de los bancos coincidieron en que el proceso fue transparente y que a las finanzas públicas les van a entrar 532.000 millones que no esperaba. Como no esperaba Montoya los 290.000 pesos que ganó con la polla.

REACCIONES Luis Juango presidente Bbva “Con esta compra, Colombia se convierte en nuestro segundo negocio más grande de A. Latina”.

Efraín Forero presidente de Davivienda “Llegaron a un límite que no pudimos alcanzar. Es un precio que muestra recuperación del sector”.

Alberto Montoya presidente de Granahorrar “Yo fui uno de los que pensaba que el precio base era bajo. El resultado es una señal muy positiva”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.