COLOMBIA GANÓ POR 3-1 A PERÚ

COLOMBIA GANÓ POR 3-1 A PERÚ

Perú alcanzó ayer a dibujar una mancha gris en el horizonte colombiano en la apertura del XV Juventud de America, pero el equipo nacional apretó los dientes, se sacó del alma el nerviosismo y terminó como un claro ganador por 3-1 en el Atanasio Girardot. Colombia comenzó perdiendo en el minuto 7, pero momentos más tarde, todo dentro del primer tiempo, el onceno de Carlos Restrepo liquidó el juego con goles de Juan Carlos Quintero (2) y Leonardo Fabio Moreno.

17 de agosto 1992 , 12:00 a.m.

Así, y en medio de amagos de lluvia, fue inaugurado en esta ciudad el suramericano de fútbol para jugadores menores de 20 años. Hoy, durante la segunda jornada, Paraguay se enfrenta a Ecuador a las 4:35 de la tarde y dos horas más tarde, Uruguay lo hará contra Chile. Colombia se quedó corto...

Perú alcanzó a dibujar una mancha gris en el horizonte colombiano, tal y como se presentaba la tarde, pero fue una mueca que acaso duró el cuarto de hora inicial, porque desde ese momento el seleccionado nacional apretó los dientes, se sacó del alma el nerviosismo y terminó como un claro ganador por 3-1 al despuntar el XV Juventud de América.

La tarde pareció enmarcar lo que fue esta inauguración. Con amagos de lluvia, con densos nubarrones sobre los picos que rodean la capital de la montaña, para recibir un poco la noche con el cielo despejado, saludando esta primera victoria colombiana.

Lo cierto es que Colombia pisó el gramado del Atanasio Giradot presa de los nervios, sintiendo esa responsabilidad de los fantasmas que últimamente han rodeado a nuestro fútbol.

Por esas imprecisiones, por su tránsito lento y resbaladizo del balón, es que resultó castigado con un gol de Manuel Dávila, a los 7 minutos de la inicial, tras un craso error del lateral derecho Jaramillo. Este no supo controlar la pelota, trastabilló, se la robó Vásquez y en el centro remató Dávila para colocarle un freno a la fiesta del Atanasio.

Y fue como picar el orgullo. Como recordar esa premisa de hambre con la que identifica el técnico Carlos Restrepo a este seleccionado. Porque paulatinamente asimiló el golpe, recordó su toque corto, su dominio del esférico para ir sobre los predios de un más nervioso Villanueva, el golero de la visita.

Entonces, el gol de Juan Carlos Quintero, a los 17, se esperaba. Con el control del medio campo, Colombia se arrimó en sucesivos disparos de esquina y que finalmente culminaron con ese espectacular frentazo del zaguero central.

Colombia, a excecpión de sus dos laterales, hizo acopio de seguridad en el fondo, de respeto en el medio con García y Nixon Perea y de altas revoluciones en la dupla de los Moreno (Wilmer y Leonador Fabio) en el frente de ataque.

Además, Oviedo (el número 10) empezaba a mostrar su habilidad y su panorama, para conducir los hilos del seleccionado nacional, frente a una escuadra inca que por momentos apeló a la rudeza (cinco amonestados) para cortar el frenético avance del local.

Y la prueba fue a los 31 minutos: una pared entre Restrepo y García, termina en una pena máxima contra el primero, cruzado por Vásquez, cuando el volante se iba camino a lanzar el centro hacia atras. Ejecutó Quintero y colocó el 2-1.

Lo demas fue todo de Colombia. Maldonado trató de tocar para Dávila, pero siempre el escalonamiento nacional se atravesó. En el juego aéreo, algo que por instantes intentaron los peruanos, tampoco hubo llegada y, más bien, con la seguridad ganada en el fondo, Colombia se tomó confianza e hizo méritos para el tercero.

Fue a los 44: una peinada de Wilmer Moreno (chiquito, pero muy crecido a la hora de pelear por arriba), que ganó el otro Moreno (Leonardo Fabio), quien de pierna derecha sacó un taponazo rastrero que superó a Villanueva.

Lo del complemento pareció más de trámite, porque Colombia asumió totalmente el control del juego y hasta se quiso adornar, en rasgo que se asoma como un pecado, habida cuenta de que los goles pueden marcar diferencia en casos de empates.

Aun con la serenidad de dominar, de hacer rotar la pelota, no de prestarla, Colombia pudo aumentar la cuenta gracias a la velocidad de Moreno (Leonardo), a la habilidad de Oviedo, a la llegada fuerte de Perea, que sacudieron la humanidad de Villanueva.

Un resultado, pues, que se quedó corto porque realmente los peruanos se desmoronaron en la segunda parte, en virtud a la ferrea marca que se ejerció sobre el pequeño Maldonado (el armador y el más virtuoso con la pelota) y ante Dávila, cuyas diagonales y sus desbordes por los costados, siempre encontraron la pierna de un colombiano.

Ganó Colombia y eso para la selección, para el torneo, le viene muy bien porque se despoja del nerviosismo habiutual del estreno. Pudo ser mayor el marcador, pero el local prefirió reservarse, cuidarse de eventuales sorpresas, e ir pensando en Chile, su rival el próximo jueves.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.