EN IBAGUÉ, CEREMONIA A LA NIÑA QUE NACIÓ EN UN AVIÓN EN UN AEROPUERTO BAUTIZAN HOY BAUTIZAN A CAROL DE LOS AIRES

EN IBAGUÉ, CEREMONIA A LA NIÑA QUE NACIÓ EN UN AVIÓN EN UN AEROPUERTO BAUTIZAN HOY BAUTIZAN A CAROL DE LOS AIRES

La niña que se ahorró la cigeña, por haber nacido en un avión a 11 mil pies de altura el pasado 24 de septiembre, será bautizada a las 11 de la mañana de hoy en la plataforma del aeropuerto Perales de Ibagué. Se llamará Carol Lizeth de los Aires. La ceremonia contará con la asistencia de los directivos de la empresa Aires, propietaria del HK 2741 donde a las 7:13 p.m. de ese día se produjo su nacimiento. Y será oficiada por el sacerdote Javier Arango Jiménez.

06 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Los padrinos serán el piloto de la aeronave, capitán Carlos Guerrero y la gerente de Aires en Ibagué, María Fernanda Alvarado. Los 16 pasajeros, entre ellos el alcalde de la ciudad, Francisco José Peñaloza, testigos de excepción del alumbramiento, figuran entre los invitados especiales.

Pocas personas tienen la suerte de nacer en un avión, a 11 mil pies de altura. Así lo siente la madre de la niña, Hortencia Anzola: Es lo más lindo que me ha deparado el destino. Dios ha querido mitigar nuestra pena , dice mientras alterna las sonrisas y el llanto.

Es la alegría por el nacimiento, jamás soñado por ella y la nostalgia de no contar en un momento tan feliz con la compañía de su esposo, el piloto Marco Antonio Escobar, muerto trágicamente hace tres meses en un accidente de aviación.

Y es que la vida de esta familia tiene mucho que ver con los aviones. El abuelo paterno de la recién nacida, Jesús Escobar, es un mayor de la Fuerza Aérea. Su padre, era piloto. Su hermanito, Marco Antonio, tiene en la casa un mini-hangar, donde parquea flotillas de aviones comerciales, de combate, helicópteros, planeadores y todo el ingenio de la juguetería en ese campo. Y no se le conoce por su nombre porque sus amiguitos lo llaman Capi .

Y ahora, Carol Lizeth de los Aires que nace en un vuelo entre Bogotá e Ibagué y como corolario, es bautizada al pie del avión que le sirvió de cuna en la pista del aeropuerto donde por primera vez tocó tierra.

Una verdadera hazaña de su madre, una mujer de 22 años, quien recibió de obsequio un tiquete de por vida para viajar en las rutas de la compañía.

Llena de ilusiones, piensa capacitarse para afrontar el reto de la viudez con todas sus responsabilidades. El año entrante hará el sexto de bachillerato en un colegio local y proyecta luego graduarse en educación preescolar. Yo a los niños los adoro. Cualquier carrera que haga, tendrá que ver con la niñez .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.